•  |
  •  |

Para contrarrestar los efectos de la mirada negativa que nos echa el envidioso y salir de la depresión, se puede poner en práctica este procedimiento que hará desaparecer el desgano al que estamos sometidos, y así podemos recuperar nuestro ritmo habitual de vida. Este antídoto será útil si estamos viviendo un momento de tensión o si acabamos de atravesar una dolorosa situación emocional.

Consiga primero ocho cristales, uno de cada color del arco iris y otro blanco. Tómelos con la mano izquierda y cerrándola, déles calor y energía. Esto se debe practicar en un lugar que nadie lo moleste, libre de ruidos y distracciones. Con los cristales aún en la mano izquierda acuéstese boca arriba. Para ayudar a relajar el cuerpo comience a hacer cinco respiraciones profundas y pausadas, tomando el aire por la nariz y exhalando por la boca. Luego retome su respiración normal, teniendo en cuenta que debe ser tranquila, suave, natural. Si por algún motivo su estado de excitación vuelve a tensionarlo, repita el ejercicio de relajamiento tantas veces como sea necesario. Es importante en ese momento gozar de paz y armonía (dentro de lo posible), para estar en condiciones de recibir.

Individualice cada color

Después de repetir esta respiración cinco veces, deposite los cristales sobre su pecho y concéntrese en el arco iris que están formando. Sienta como sus rayos de luz llegan hasta lo más profundo de su ser, penetrándole en el plexo solar, que es el lugar donde reside nuestra alma. Individualice cada color y sienta como los cristales van pintando uno a uno su interior, eliminando así la tristeza que lo invadía. Realizar cada uno de los pasos de este ejercicio puede demandarle media hora o un día completo, pero despreocúpese y no se apure, que los tiempos los maneja usted.

Cuando por fin sienta su cuerpo pleno de luz y color, comience a pensar en todas las cosas, personas, objetos, situaciones que le hacen mal, y también píntelas escogiendo para ello un solo color, a lo sumo dos.

Al concluir la tarea de embellecer todo lo que le causaba daño, usted puede tomar dos caminos: expulsarlos de su pensamiento en forma definitiva, o apartarlos a prudente distancia, pero controlado. Cada vez que en la vida real ese problema se le acerque, póngale en su imaginación el color que eligió; de esa manera quedará neutralizado su poder negativo. Cuando sienta que su organismo está en paz, vuelva a practicar la respiración profunda y luego retire cada uno de los cristales de su pecho. No los guarde, sino que debe colocarlos en varios lugares de su casa o habitación. Es recomendable que reciban la luz del sol para así cargarlos de energía, ya que este procedimiento puede ser aplicado cada vez que sea necesario.

Basta de angustia

Para decirle adiós a la angustia, procúrese una Amatista. El poder mágico de esta gema lo ayudará a alejar todo tipo de tristezas. Con una gema similar también podrá atraer la buena fortuna, en caso de que esté necesitando ayuda laboral. Para eso deberá llevar permanentemente con usted una Amatista envuelta en un rectángulo de terciopelo verde esmeralda. Además de la Amatista, hay otras dos gemas que son muy útiles para contrarrestar los efectos de la envidia. Una de ellas es la Cornalita, que potencia la vitalidad y transmite energía a quien la lleva consigo.

También ayuda a las mujeres embarazadas, pues su energía permite que tengan partos normales. Otra que es muy utilizada por su generosidad ancestral es el lapislázuli, considerada como la piedra de la fertilidad. Está relacionada con la procreación y su energía se transmitirá cuando el niño haya nacido.

 

Tome nota

Notas de consulta de la profesora MAGNOLIA. Te ayuda a resolver tus problemas en el amor, contra envidia, mala suerte, trabajo y negocios. Lectura del tarot y las cartas del trabajo; amplia gama de renovados y efectivos productos esotéricos. Atiende de lunes a sábado de 9 de la mañana a 6 de la tarde, en el barrio Santa Ana, de la iglesia de Santa Ana, media cuadra abajo, casa #2010. Teléfonos: 22662262 / 86990842, Managua.