•  |
  •  |

Al doctor Yarince Gámez le diagnosticaron anemia aplásica, vivió momentos muy duros, de hospital en hospital, su madre sufría mucho porque no podían encontrar cura a su padecimiento, hasta que fue llevado a una clínica de japoneses y tratado con medicina natural. Su vida cambió y decidió estudiar la medicina alternativa.

El doctor Yarince es pausado para hablar. En su clínica se respira aires de tranquilidad y al entrar a su consultorio podés ver muchos adornos y cuadros alusivos a la mágica y colorida cultura japonesa.

 

¿Qué ha sido lo más gratificante de su trabajo?

Lo más bonito es ver a los pacientes cómo evolucionan de una manera natural, después de estar batallando con su enfermedad con productos químicos, que aparte de mejorar hasta cierto punto la calidad de vida de ellos, la empeoran en otros sentidos con efectos secundarios, por eso al ver que van mejorando y nivelando sus problemas, eso es lo que más me llena.

 

¿Usted trata todo tipo de enfermedades?

Aquí tratamos todo tipo de enfermedades, pero la mayoría de pacientes que vienen aquí, es a causa de todo tipo de dolores, ya sea por artritis, algún golpe, esguince, trauma o fractura y quedaron con la secuela de los dolores; otros problemas que se presentan con frecuencia son digestivos, insomnio, diabetes, hipertensión, etc.

¿Qué es lo que más le ha costado en su carrera?

Siempre existe más de algún paciente que está muy enfermo, demasiado crónico, y cuesta ayudarle a mejorar su calidad de vida; sin embargo, ahí estamos a la par del paciente para ayudarlo en lo que más se pueda, para hacer un cambio en su vida.

 

¿Hay alguna asociación de medicina oriental en Nicaragua?

No existe hasta el momento, pero en la universidad desde hace mucho tiempo hemos querido plantear una asociación de médicos orientales en Nicaragua, sin embargo, solo ha quedado en pláticas.

 

¿Tiene mucha demanda de pacientes que creen en la medicina natural?

Gracias a Dios nos visitan bastantes personas, pero aun existe la incertidumbre de la medicina natural, más la acupuntura, porque dicen: “¿Cómo con ponerme unas agujitas me va a curar?”

 

¿Funcionan las agujitas?

Personalmente puedo decir que sí. Tuve una experiencia y fue por eso que me llamó la atención estudiar la carrera. En el año 1997 me diagnosticaron anemia aplásica, que es una enfermedad que consiste en que la médula ósea, que es la que produce la sangre, las defensas, las plaquetas, que son las que coagulan la sangre, esas no se producen normalmente, entonces los niveles que mantenía eran incompatibles con la vida.

Pasé en distintos tratamientos, en distintos hospitales y sin resultado; al principio me tenían que trasfundir sangre, plaquetas, ya después era cada 15 días o cada 3 semanas que tenía que ir al hospital. En el año 2001, mi mamá decidió llevarme a la clínica de los japoneses para comenzar a tratarme con acupuntura, a partir de eso, yo comencé a notar cambios en mi cuerpo, a tal límite que la enfermedad todavía la tengo, pero ya no estoy con tratamientos químicos, solo me mantengo con la acupuntura y medicina natural. Comparé que de visitar un hospital cada 15 días, que era ya una rutina fija, a volver a un hospital cada 4 o 5 años, es algo asombroso, obviamente la forma de ver la enfermedad y el tratamiento en la medicina oriental es muy diferente a la medicina convencional.

 

¿Qué hace en sus tiempos libres?

Me gusta cocinar, comida oriental o nicaragüense.

 

Sueño por cumplir

Me gustaría viajar a Japón y China, conocer de cerca esas dos culturas maravillosas. Además que la medicina china es totalmente distinta a la japonesa.

 

27

años de edad tiene el joven médico.

 

1

tiene el experto, él representa el amor de su vida.

 

Un hombre amoroso

Yarince Gámez

Médico oriental

Edad: 27 años.

Profesión: Licenciatura en Medicina Oriental

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus