•  |
  •  |

Médico Oriental (*)

 

Aunque cada persona tiene un tipo de piel con características especiales, todos padecemos en mayor o menor medida los efectos de la contaminación y el envejecimiento, que generan imperfecciones sobre todo en el rostro, la zona más expuesta al exterior y a la vez la más sensible a sus daños.

Seguro que ha oído hablar de la microdermoabrasión, pero, talvez, no tenga muy claro en qué consiste exactamente este procedimiento estético cada vez más de moda.

A la diversidad de pieles también le corresponde una variedad de tratamientos de cosmética y dermatología, entre los cuales destaca el de la microdermoabrasión, uno de los tres más populares en Estados Unidos y al que se ha denominado como un “tratamiento de almuerzo” por el poco tiempo que toma su aplicación, la cual dura, aproximadamente, 45 minutos.

Grandes beneficios

Esta técnica conocida como microdermoabrasión es un sistema de exfoliación mecánica mediante Puntas de Diamante con aspiración controlada, que va a arrastrar células muertas y deshechos de las capas superficiales de la piel de manera segura, uniforme, precisa e indolora. Renueva los tejidos y aumenta la producción de colágeno.

Es un tratamiento de gran valor para la salud y belleza de la piel, ya que el estrés de la ciudad, la contaminación, el paso del tiempo y otros factores, generan la capa gruesa que se deposita en la epidermis impidiendo la absorción de productos de belleza, que aunque sean de excelente calidad, no penetrarán hacia capas más profundas, donde se espera que lleguen a nutrir, humectar, desmanchar y reparar la piel.

Además, esta capa córnea exagerada es la responsable de hacer lucir la piel opaca y con dificultad en el drenaje de las glándulas sebáceas, lo que predispone a afecciones como comedones (puntos negros) y pústulas (espinillas) que pueden generalizarse como acné, que es muy antiestético y produce manchas y cicatrices si no es bien controlado.

La microdermoabrasión Oriental

Consiste en fusionar el tratamiento occidental, como es la micro de la que hemos estado hablando, con la acupuntura estética y el masaje facial chino con la técnica de Gua Sha.

Guasha facial

Esta técnica, originaria del este de Asia, tiene más de 2000 años de antigüedad. Actualmente el Gua Sha Facial es muy popular fuera de China y es utilizado en muchos tratamientos en modernos Spa y clínicas. Gua Sha Facial es completamente seguro, indoloro y no necesita ninguna medicina.

El tratamiento facial tiene muchos beneficios, como un incremento de la circulación sanguínea, reduciendo arrugas y las “bolsas” u ojeras en los párpados e incluso tiene un efecto de “lifting” facial. Al hacer una sola vez Gua Sha se puede apreciar este efecto y el de relajación de las durezas faciales.

Acupuntura facial

La Acupuntura Facial ayuda a restaurar la integridad de tus células y esto sucede porque estimula al sistema nervioso, hormonal y circulatorio para la producción de elastina y colágeno.

 

Durante el tratamiento

1 Se procede a limpiar el rostro.

2 Se realiza el masaje facial chino.

3 Se hace la aplicación de la acupuntura estética con la técnica de lifting o rejuvenecimiento o bien de tonificación.

4 Después se procede a realizar la microdermoabrasión que consiste en 3 pasos:

5 Aplicación de calor.

6 Exfoliación de la piel con las puntas de diamantes.

7 Termina con la aplicación de ultrasonido facial para promover el colágeno y mejorar la textura de la piel.

 

Los resultados son inmediatos y sus efectos principales son:

Rejuvenece la piel, ayudando al aporte de nutrientes y oxigenación de las células, así como la formación de colágeno

Reduce las líneas de expresión de forma considerable, especialmente tras varias sesiones.

Mejora la apariencia en pieles seborreicas.

Elimina espinillas, puntos negros y blancos, comedones, y quistes de millium.

Reduce las cicatrices de acné y estrías.

Reduce la intensidad de las manchas faciales.

Lo que debemos saber

sobre este tratamiento

 

Para obtener los resultados deseados se debe realizar el tratamiento una vez por semana o cada quince días, según el caso.

El número de tratamientos depende de la condición de la piel y de la profundidad alcanzada.

Normalmente se necesitan por lo menos cinco sesiones para tener un efecto duradero.

Luego de realizar el tratamiento, el paciente puede irse a trabajar normalmente y usar si lo desea maquillaje.

Se debe evitar la exposición al sol.