•  |
  •  |

Médico Oriental (*)

 

El herpes zóster es una infección vírica muy dolorosa, rebelde y en la cual los remedios naturales pueden ayudarnos a mejorar y aliviar los síntomas.

Si alguna vez tuviste varicela seguramente recuerdes esa sensación de picazón. La buena noticia es que nunca más sufrirás de varicela. La mala noticia es que si tuviste varicela, es posible que algún día tengas un sarpullido denominado “herpes zóster” (culebrilla).

Tener herpes zóster es algo realmente muy doloroso. Se trata de una enfermedad provocada por la reactivación del virus de la fastidiosa varicela que experimentamos en la infancia. En algunos lugares también se le conoce como culebrilla o fuego de San Antonio.

Sistema inmune debilitado

Por suerte, el herpes zóster no es muy común en los niños y adolescentes con sistemas inmunológicos sanos. Pero si has oído hablar de esta enfermedad, o conoces a alguien que la ha sufrido, seguramente te preguntes qué es.

El virus que produce la culebrilla, el virus de la varicela-zóster, es el mismo que causa la varicela. Es un miembro de la familia del virus del herpes. Una vez que usted ha tenido varicela, el virus varicela-zóster permanece en los tejidos nerviosos de su cuerpo y realmente nunca desaparece. Está inactivo, pero puede reactivarse más adelante.

Los médicos no están seguros de cómo o por qué el virus varicela-zóster se reactiva, pero creen que la respuesta del sistema inmunológico al virus se debilita a través de los años, luego de haber tenido varicela en la infancia. Cuando el virus se reactiva, se propaga a través de los nervios, lo que frecuentemente causa una sensación de ardor o cosquilleo en las áreas afectadas.

¿Qué es el herpes zóster?

El herpes zóster es un sarpullido cutáneo causado por una infección viral de los nervios que se encuentran inmediatamente debajo de la piel.

El herpes zóster por lo general aparece como una franja de piel irritada con ampollas en un costado del tórax o en la espalda. Puede localizarse en cualquier parte del cuerpo, hasta en el rostro y cerca de los ojos.

Dado que el virus que causa el herpes zóster es el mismo que causa la varicela, es muy contagioso. Es muy fácil pasar el virus a otra persona que no sea inmune a la varicela (como la gente que todavía no ha tenido la varicela o nunca se le dio la vacuna contra la varicela). La diferencia es que, de infectarse con el virus, no contraerán el herpes zóster. En cambio, se contagiarán con varicela.

Ardor, úlceras y costras

El primer síntoma generalmente es de dolor en un solo lado del cuerpo, sensación de hormigueo o ardor. Estos pueden ser intensos y generalmente se presentan antes de que aparezca cualquier erupción.

En la mayoría de los casos se forman parches en la piel, seguidos de pequeñas ampollas que cuando se rompen, forman pequeñas úlceras que comienzan a secarse y forman costras, las cuales se caen en dos a tres semanas.

Las complicaciones potenciales de la culebrilla incluyen:

Neuralgia postherpética: dolor prolongado en el área de la piel donde tuvieron las ampollas, incluso después de que la erupción ha sanado por completo. Esta condición puede durar meses o, muy raramente, años.

Herpes zóster oftálmico: ocurre cuando la culebrilla afecta a los ojos. El herpes zóster oftálmico puede dañar su visión, incluso puede causar ceguera y puede ser muy doloroso.

Herpes zóster ótico: también llamado síndrome de Ramsay Hunt o herpes zóster geniculado, ocurre cuando la culebrilla afecta a los oídos. Puede causar sordera.

Parálisis facial: la culebrilla puede causar parálisis facial, que causa inmovilidad de un nervio de la cara.

¿Cuál es el tratamiento?

Es posible administrar medicamentos antivirales para que el episodio de herpes zóster se mejore con más rapidez y se reduzcan las posibilidades de tener complicaciones. Los medicamentos antivirales no pueden eliminar el virus del cuerpo, lo cual significa que no pueden impedir que tengas más brotes en el futuro.

 

Atención con acupuntura

La acupuntura y otras técnicas asociadas a menudo se utilizan para tratar el herpes zóster. Un estudio realizado por investigadores del Departamento de Acupuntura y Moxibustión y Tuina en Nanyang TCM Hospital de Nanyang, de China, observó el efecto clínico de la acupuntura para estos casos.
En acupuntura se trata el herpes zóster con resultados inmediatos al calmar el dolor progresivamente y secar las ampollas. Es importante iniciar el tratamiento con acupuntura para obtener resultados favorables en el menor tiempo posible tras sentir por primera vez el dolor o el ardor que causa el herpes zóster.


Tome nota

(*)Tanyari Medicina Oriental. Acreditado PR: 11306-2213. Por: Practitioner’s Register: Asociación de acupuntores y profesionales de medicina china. Pan European Federation of TCM Societies (PEFOTS). Fundación Europea de Medicina Tradicional China / Centro Comercial Managua / www.tanyari.jimdo.com / 2267-1903 / 8624-2847