•  |
  •  |

Muchas veces procuramos lucir juvenil en nuestro trabajo y más cuando nuestra profesión nos permite aventurarnos a montar looks más frescos y menos grises / negro /típicos tonos de oficina. Y es que ahora la moda nos permite arriesgar más en piezas que a pesar de su aspecto juvenil lucen clásicas, realzando la silueta con cortes apropiados a nuestro biotipo y sobre todo adecuadas para ir trabajar.

A pesar de ser arriesgada y bastante moderna, un look black & white es mi as sobre la manga y considero que existen principios que no se deben obviar a la hora de montar un look para el trabajo:

No lucir profundos escotes, faldas cortas, ropa apretada, ni transparencias (ojo aquí con el encaje, porque a pesar que tiene aires románticos con facilidad puede transformarse en una pieza súper sexy)

Accesorios muy cargados, llenos de brillo no son apropiados para un ambiente laboral y sí de fiesta.

Calzado con brillo, o sandalias doradas /plateadas, son bellas, pero para salidas nocturnas no para una mañana laboral.

Carteras de tamaño medio, ni muy grandes ni muy pequeñas tipo clutch.

Utilizar la ropa interior adecuada para que no se marque con la ropa.

Cuidado con los tonos neones y estampas muy llamativas, un color que se recomienda para crear una buena impresión es el azul, además de transmitir seguridad y serenidad.

Maquillaje discreto, no sobrecargar el párpado con sombras oscuras, recuerden siempre que menos es más.