•  |
  •  |

Puerto “Salvador Allende”. Sábado. Siete de la noche. A esta hora comienza la agitada vida nocturna en este lugar. Los bares todavía no están llenos, pero los restaurantes están a tope de familias que llegan a compartir, y de parejas que disfrutan de cenas románticas.

En Asados Horsan, un grupo de amigos se carcajean. “Venimos a quitarnos todo el estrés de la semana”, dice Alejandra Baltodano, la joven que hace bromas.

Hortensia Tórrez es la propietaria del referido lugar y revela que su secreto es mantener las cervezas bien heladas para atraer clientes. “Siempre contamos con bastantes visitantes; todos los platillos son económicos y los precios en licores son bajos”, asegura.

Los fiesteros

En el restaurante Kumpayaska, a las 8:00 de la noche ya hay visitantes extranjeros y nicaragüenses, animados por la música movida en alto volumen.

“Excelente lugar, me gustó mucho, es muy bonito y agradable estar aquí”, dice Juliana Betancourt, una turista brasileña.

El ecuatoriano Cristhian Guerrero comenta en tanto que es su primera visita a Nicaragua y que se está divirtiendo mucho en esta zona del Malecón de Managua. “La verdad (…) es muy agradable, uno puede encontrar de todo, desde lugares para comer en un ambiente tranquilo, hasta sitios donde tomar, escuchar música y cantar con los amigos. Está fantástico”, refiere Guerrero.

Más noche, más gente

Ya van a ser las nueve de la noche y se nota más gente en el puerto. Las pequeñas chozas regadas entre los andenes son ocupadas por familias que han traído gaseosas y bocadillos para pasar un rato, sin tener que gastar en los bares del centro turístico.

En el restaurante Las Cubanas, toca un grupo musical. Los clientes aplauden, cantan y bailan.

Hasta los niños disfrutan de la noche en este complejo turístico. Son las 9:30 p.m. y los pequeños se divierten en las áreas de juegos al aire libre.

Pasadas las diez de la noche, en “Los Maderos” más de 150 personas bailan con música en vivo. Lucía Teresa Mercado tiene 40 años y opina que lo agradable del local es que tanto jóvenes y como adultos la pasan bien. “Uno puede estar escuchando el reggaetón, pero de repente suena música de los años 80 y 90, luego bachatas, salsa o merengue”, indica.

El karaoke

Acercándose las once de la noche, el Karaoke “Zol” está casi lleno y algunos jóvenes bailan en la pista. Concluye una bachatay un mesero se dirige a una de las mesas con un micrófono. Es el momento del karaoke y se escucha al instante: “Te aaaamo, te aaaamo, soy un idiota, te perdí pero te amo”. Es un joven que canta animado por sus amigos. “Cualquiera pensará que estoy de cabanga, pero es fregadera. Nos gusta venir a cantar y reírnos de lo mal que lo hacemos”, se justifica el joven.

“Claro, antes de comenzar el ridículo, nos tiramos unas cervezas para agarrar valor”, dice su amigo Julio Talavera.

 

19 RESTAURANTES hay en ese centro turístico ubicado en las costas del Xolotlán.

 

94 MIL VISITANTES recibe el Puerto “Salvador Allende” por mes, en promedio.