•  |
  •  |

Por motivo de las fiestas patrias, el suple se fue en busca de una de las bandas y gimnasias rítmicas más cool de la capital, y en esa búsqueda dimos con los chavalos que conforman el cuadro que representará este 14 de septiembre al colegio Rubén Darío. Los agarramos en plena práctica, donde les estaban midiendo el tiempo.

“Ahorita estamos apurados haciendo una práctica para medir el tiempo. Ahí están los señores del Ejército que nos están haciendo la medición. Tenemos que hacerlo en 7 minutos. Ese es el tiempo que dura la presentación que tendremos este 14 de septiembre”, explica Bayardo Escobar Aráuz, director de este centro educativo.

Aráuz también nos explicó que son más de dos meses de preparación intensa, el tiempo en que los chavalos y chavalas que integran esta banda y gimnasia rítmica tienen que saber balancear el tiempo entre sus clases y las prácticas.

“El centro educativo Rubén Darío fue fundado en 1992. La banda y la gimnasia están cumpliendo 18 años de tenerla en el colegio. Inicialmente formamos a las jovencitas e invitamos a bandas sonoras de otro colegio, ahora tenemos una banda con 140 miembros”, refiere.

Cómo se escoge a los participantes

El director de este colegio nos comentó que no hacen ninguna selección para ingresar a esta banda, y únicamente, además de buenas calificaciones, se necesita los deseos y la capacidad de aprender a tocar determinado instrumento musical.

“Nuestra población estudiantil es pequeña en comparación con otros centros. Nosotros les damos un tiempo prudencial a los muchachos para que vayan tomando coordinación y el ritmo. Normalmente nos toma dos meses de práctica”, explica.

¿Y qué pasa con las clases de estos chavalos en dos meses? “Las practicas nosotros las hacemos por la mañana, la mayoría de los muchachos son del turno vespertino. Pero para estas fechas que ya se aproximan, ocupamos de 3:00 a 5:00 p.m. Ellos hacen un esfuerzo en conjunto con los maestros para nivelarlos y que cumplan con los programas de estudios”, dice.

Stephany Padilla, quien tiene dos años consecutivos de participar como “batutera”, asegura que lo que la mueve es la pasión por rendir honores a la patria, además que disfruta bailar los diferentes ritmos nacionales que se musicalizan al son de tambores.

“Me gusta participar en los desfiles, ya llevo dos años de estar participando en la gimnasia. Me gustan los ritmos nacionales como el Palo de Mayo”, refirió.