•  |
  •  |

El cáncer de mama es la segunda causa de muerte después del cérvico uterino. Cuando se diagnostican en etapas tempranas el número de pacientes sobrevivientes es mayor. Aproximadamente 40 mil fallecen al año por esta razón.

El cáncer de mama tiene cuatro estadios, las dos primeras son etapas tempranas y las dos últimas estarían entre las más avanzadas, nos comenta el Dr. Roberto Ortega Plath, Gineco-oncólogo y director médico de la Clínica Fundación Ortiz Gurdián. También refiere que en Nicaragua se ha venido invirtiendo en educación, incluyendo dos programas de tratamiento y detención oportuna del cáncer de mama dando como resultado que antes las pacientes asistían en etapas avanzadas y con este programa los diagnósticos se están realizando en etapas tempranas.

Estos dos programas implementados por la Fundación Ortiz Gurdián, son los dos pilares fundamentales para el tratamiento de las pacientes con cáncer de seno, que incluyen cirugía, exámenes previo a la cirugía, hormonoterapia, quimioterapia, apoyo psicológico, fisioterapia o rehabilitación, realizando una atención integral desde el día que se le diagnostica hablándole con claridad acerca del tema.

Una de cada ocho mujeres en cualquier etapa de su vida, van a ser diagnosticadas con cáncer de mama, ya que el comportamiento de esta enfermedad es que cada vez se está presentando frecuentemente en mujeres jóvenes, menores de 35 años.

¡Alerta!

Ante este mal, los signos de alarma son: secreción teñida de sangre a través de presión; pezón retraído, nódulos al lado de la mama; úlceras o llagas; esto es una alarma porque puede ser una variante de cáncer. Cuando encontramos retracción o hundimiento de la piel, formando un camanance estamos frente a signos de alarma que requieren atención médica para un diagnóstico específico.

Mujeres jóvenes

El cáncer de seno cada vez más se está diagnosticando en pacientes jóvenes, por su estatus hormonal, infiere el hecho de tener el ciclo menstrual y resulta con mayor gravedad que en las pacientes menopáusicas.

“Pero cabe destacar que si una paciente joven es diagnosticada con cáncer de mama y la detección se realizó en etapa temprana, cuando el nódulo es aún pequeño, se tendrá mejor evolución”, puntualizó.

 

Factores de riesgo

Aunque el autoexamen es la base para prevenir más muertes no menos importante es el examen clínico de los senos que un profesional de la salud realiza.

Según la Dra. María Verena Somarriba, médica de la organización Pro Mujer, este examen se oferta de manera gratuita y es sumamente sencillo. Durante esa misma sesión la mujer que no sabe cómo examinarse tiene la oportunidad de aprender a hacerse el autoexamen.

“Estamos convencidas que la autoexploración y las mamografías son las herramientas más útiles para encontrar bultos sospechosos en los pechos. Desde el punto de vista de la salud, todas las mujeres a partir de los 20 años deben incorporar una rutina de control de las mamas, como el auto-examen, y el examen clínico”, indica la especialista.

Como en toda enfermedad, los factores de riesgo juegan un papel importante, es así que la Dra. Somarriba clasificó los principales:

El primer riesgo es la edad

Exposición a las hormonas (estrógenos), las mujeres que menstrúan a temprana edad

El tabaquismo.

Tener al primer hijo después de los 30 años o tener varios hijos y no amamantar.

Herencia de cáncer de mama, mientras más generaciones con cáncer, mayor riesgo.

Mujeres menopáusicas con sobrepeso.