•  |
  •  |

EFE - Reportajes

 

La mayoría de las personas tienen objetivos en sus vidas, pero algunas logran lo que se proponen y otras se quedan en el camino o incluso en la intención. El psicólogo Jesús Alcoba explica cómo reconocer y superar las barreras que impiden o dificultan el éxito.

Aprender un idioma, perder peso, dejar de fumar, ser más ahorrador, gestionar mejor los proyectos profesionales, relacionarse mejor con los demás, disfrutar de una mayor prosperidad, adquirir el hábito de hacer deporte.

Son algunos de los cambios vitales que, con frecuencia, se proponen muchas personas con una gran intensidad inicial, que va desapareciendo con el paso de los días, para volver a la rutina de siempre, al cabo de unas semanas.

“Todos esos deseos son voces de nuestra necesidad de cambiar, son muestras inequívocas de que soñamos con ser mejores. Si pusiéramos todas esas pretensiones en un papel, seguramente no serían demasiadas, quizá tres o cuatro, media docena como mucho”, señala Jesús Alcoba (www.jesusalcoba.com), licenciado y máster en Psicología.

Para el director de la International Graduate School of Business, escuela de negocios de La Salle, (www.lasalleigsmadrid.es) “es curioso que, en la mayoría de los casos, nos pasemos la vida luchando con nuestros deseos de llegar a ser esa mejor versión de nosotros mismos que podríamos llamar nuestro yo ideal”, y se pregunta “por qué el cambio personal es tan difícil, y nos planteamos y replanteamos una y otra vez esas mismas cosas que siempre hemos deseado pero que rara vez conseguimos”.

El autor de “Conquista tu sueño” comparte con Efe las claves para lograr cambiar aquellas partes de nosotros mismos que nos gustaría mejorar.

 ¿Por qué algunas personas consiguen lo que se proponen y otras no?

Muchas veces el éxito no es consecuencia de las circunstancias que rodean a una persona o de su genética, sino de características personales que todos podemos aprender. Quienes consiguen lo que se proponen es porque ponen en práctica una serie de planteamientos que son imprescindibles para el cambio personal.

 

¿Podría darnos un ejemplo?

Un caso claro de esta situación se relaciona con la resistencia a las adversidades, o resiliencia. Aquellas personas que se hunden en los normales retrocesos y fallos que todos experimentamos en el camino hacia nuestros objetivos, los abandonan y no logran lo que buscan. Los grandes hombres y mujeres de la historia nos han demostrado que hay pocos obstáculos que no se puedan superar. Esa es una actitud que todos podemos aprender y debemos interiorizar.

Creer que los sueños se pueden cumplir

 

¿Por qué los propósitos de cambiar algunos aspectos de nosotros mismos pierden su intensidad inicial con el tiempo, hasta desvanecerse?

Una de las razones por las cuales nos cuesta cambiar es porque, a menudo, pensamos que es más sencillo de lo que realmente es y no calculamos bien nuestras fuerzas. Si fuéramos conscientes de hasta qué punto a la mente humana le cuesta plantearse y producir un cambio significativo, seguramente movilizaríamos mucha más energía para lograr lo que deseamos.

 

¿Existe alguna otra razón para que nuestra motivación se desvanezca?

Sí. El ser humano tiene una curiosa tendencia a intentar lograr varias cosas a la vez, lo cual acaba por consumir toda la atención y energía disponibles. Es mucho más práctico centrarse en un único objetivo y empeñarnos en él con todas nuestras fuerzas, aunque nos parezca demasiado pequeño.

 

¿Cuál es la frontera entre quienes consiguen sus metas y aquellos que no lo logran?

A pesar de que nuestra tendencia es pensar que existe un único secreto del éxito, si fuera así el cambio personal sería muy sencillo y todo el mundo lo lograría. No existe una única frontera, sino más bien una serie de pautas que todos deberíamos incorporar para poder lograr nuestros objetivos.

¿Cuáles son las condiciones básicas para que nuestro cambio personal sea posible?

Tener un plan puede ayudarnos, pero hay claves de partida que son imprescindibles. La mayoría de los seres humanos vivimos una paradoja: deseamos lograr objetivos que implican un cambio por nuestra parte, pero al mismo tiempo queremos seguir siendo las mismas personas viviendo la misma vida. Esto es imposible.

Si siempre mezclamos los mismos ingredientes, siempre tendremos el mismo coctel. Si queremos un sabor diferente, entonces tendremos que combinar ingredientes diferentes.

Analizar el guion de nuestra vida

Muchas personas piensan que no tienen fuerzas suficientes para cambiar…

Sí. O también se preguntan cómo van a conseguir movilizar la energía necesaria para lograr un cambio personal significativo. La pasión es el motor del cambio.

Por tanto hemos de reflexionar con detenimiento sobre aquello que queremos lograr, y seleccionar lo que tiene que ver con lo que de verdad nos motiva, con lo que en el fondo nos mueve.

Hay personas que parecen seguir una moda en sus cambios...

Efectivamente. A veces queremos lograr cosas porque otros las tienen o porque está de moda. Nada de eso funciona. Cada uno ha de encontrar en sí mismo aquello con lo que de verdad conecta. Cuando esto se identifica de una manera clara, surgen fuerzas capaces de lograr prácticamente cualquier cosa.

 

¿Qué mensajes hemos de tener presentes en nuestra mente para un cambio efectivo?

El primero es que tenemos que definir nuestros objetivos de una manera clara. Cuando nos decimos a nosotros mismos que deberíamos aprender una segunda lengua, tenemos que darnos cuenta de que solo estamos formulando el problema. La solución ha de plantearse como pasos concretos y prácticos que nos lleven a lograr lo que queremos; por ejemplo, telefonear a una escuela de idiomas.