•  |
  •  |

EFE-Reportajes

 

Kate Moss cumplirá cuarenta años el próximo 16 de enero, de los que ha pasado veinticinco frente a los focos y los objetivos de las cámaras, y para demostrar que los años no pasan por ella y que continúa siendo un icono de la sensualidad, será la “conejita” de portada de la revista Playboy que también celebra este mes su aniversario, 60 años desde su primera publicación.

Playboy cumple 60 años y el número especial que sacará la revista en enero de 2014 contará con un reportaje de 18 páginas sobre esta modelo, realizado por Mert Alas y Marcus Piggott, que aparece vestida de “conejita” también en la portada, según ha anunciado esta publicación, que ha ofrecido un adelanto de estas imágenes sin precedentes.

Unas imágenes que muestran a una espléndida mujer por la que no parecen pasar los años y que durante su carrera ha sido fotografiada tanto bajo un aura cándida y angelical como en una actitud de desbordante sexualidad.

Nacida en Londres, Moss empezó su carrera con apenas 14 años y es considerada la modelo británica más destacada de los últimos años, en los que ha sido una constante presencia mediática también por pasados excesos y su azarosa vida sentimental.

A principios de diciembre, la moda británica concedió un reconocimiento especial a la icónica modelo por su contribución a esta industria durante sus 25 años de carrera, en la gala de los Premios de la Moda Británica.

La gala de la 23 edición de los British Fashion Awards, tuvo a la supermodelo como una de sus grandes protagonistas, al recibir un reconocimiento especial que le fue entregado por el diseñador estadounidense Marc Jacobs.

Una prolífica carrera

Durante su prolífica carrera, Moss ha protagonizado más de 34 portadas para la prestigiosa revista de moda Vogue británica y, desde 1993, la maniquí ha acaparado al menos una portada al año.

Desde que Sarah Doukas, de la agencia de modelos Storm, descubriera a la modelo británica en 1987, ha sido imagen de las mejores firmas de moda del mundo, como Alexander McQueen, Calvin Klein, Yves Saint Laurent, Christian Dior, Chanel o Louis Vuitton.

Inmortalizada por artistas como el escultor Marc Quinn o Lucien Freud, este último cuando estaba embarazada de su única hija, Lila Grace, su reconocible estilo, desenfadado y sofisticado con claras influencias del rock, es ya sinónimo de la moda británica en todo el mundo.

Su fama la hizo protagonista el pasado septiembre de una subasta de fotografías, pinturas y esculturas, 58 obras en total, en la sala londinense Christie’s que recaudó 1.66 millones de libras (2.65 millones de dólares).

Moss ha servido de inspiración a fotógrafos de renombre como el peruano Mario Testino y la estadounidense Annie Liebovitz, y a artistas cotizados como el inglés Allen Jones, todos ellos representados en la subasta con diversos trabajos seleccionados por el coleccionista y fotógrafo británico Gert Elfering.

La modelo, que está casada desde hace dos años con el guitarrista de la banda The Kills, Jamie Hince, ha cultivado una imagen de rebeldía a lo largo de su carrera profesional que en ocasiones ha ido acompañada de polémica en su vida personal.

Uno de los episodios más controvertidos de su biografía se remonta a 2005, cuando el tabloide británico Daily Mirror publicó en portada una imagen de Moss supuestamente consumiendo cocaína.

La modelo se defendió a lo largo de su carrera de quienes la han acusado de poner de moda un estilo de “drogadicta con glamour” y de ser anoréxica, la última de ellas en libro “Kate: el libro de Kate Moss”, que recopilaba las mejores fotografías de su carrera y que ella misma revisó.

 

La pasarela a los 40

Kate Moss se suma así a la lista de modelos que, con 40 años o más, siguen siendo consideradas reinas de la belleza y del glamour, entre ellas estrellas de la pasarela como Cindy Crawford, Elle Macpherson, Linda Evangelista, Helena Christensen, Naomi Campbell, Claudia Schiffer y Christy Turlington, algunas de las cuales rebasaron esa edad hace algunos años.

Como ellas, Moss ha demostrado a sus casi 40 años, que la vida en las pasarelas puede ser algo más que flor de un día y que la experiencia y la madurez proporcionan encantos fuera del alcance de las veinteañeras e ingresos superiores, en concreto 5.7 millones de dólares (cuarta en la lista Forbes).

Y aunque no se prodiga por las pasarelas, siempre que se lo pedía su amigo Marc Jacobs desfilaba en las de Louis Vuitton en París. Donde más se la puede ver es en los editoriales y los reportajes de moda de las revistas, su gran refugio, donde puede desplegar toda su versatilidad ante fotógrafos de renombre como Mario Testino, Tim Walker o Ryan McGinley.