•  |
  •  |

 

Recientemente leí un libro del escritor John C. Maxwell, titulado Las 15 Leyes Invaluables del Crecimiento. Una de las leyes que más resonó conmigo se titula la ley del intercambio. Una pregunta que el autor hace es: ¿qué tan dispuesto está uno para dejar algunas cosas atrás en pro del crecimiento personal? Me puso a pensar mucho sobre algunas de las decisiones que he tomado en los últimos años y cómo podemos aplicar esto en nuestras metas relacionadas con la salud.

La vida tiene muchas intersecciones, oportunidades por todos lados. Es en estas intersecciones donde tomamos decisiones, agregando, sustrayendo o intercambiando algo de nuestras vidas. Hace nueve semanas muchas personas decidieron intercambiar algunas cosas de sus vidas para tratar de alcanzar una resolución de Año Nuevo. Estamos en el mes de marzo, ¿cuántas de ustedes han avanzado con sus resoluciones de Año Nuevo?, ¿cuántos cambios te ha tocado realizar? Dependiendo del tipo de resolución que querías alcanzar, el cambio pudo ser algo sencillo o algo que tomó mucho esfuerzo.

Asunto de cambio

Muchas veces escucho a las personas expresar que desean que las cosas cambien. Es en estos momentos que quisiera comentarles que la diferencia entre donde están y dónde podrían estar está creado por los cambios que estamos dispuestos a hacer en nuestras vidas. En el libro, Maxwell cita a Henry David Thoreau, un escritor estadounidense, con la siguiente frase: “El precio de cualquier cosa es la cantidad de vida que uno está dispuesto a intercambiar por ella.” Si en realidad aún tienen la intención de alcanzar su resolución de Año Nuevo relacionada con su condición física, les propongo analizar algunos tipos de intercambios:

Existen algunas cosas en nuestras vidas que no podemos intercambiar por nada, bien lo comentaba a una de mis clientes en una ocasión mientras hablábamos de la mejor hora para entrenar. Ella comentaba que bien podría llegar más temprano al gimnasio, salvo por el hecho de que por los últimos 42 años de su vida siempre ha desayunado con su esposo, por ende eso era algo no negociable. Me pareció algo muy acertado, si alguien quiere tener éxito alcanzando sus metas debe aceptar que habrá ciertas condiciones que no son negociables.

Habrá ciertos intercambios que son más fáciles, por ejemplo uno puede dejar malos hábitos por unos buenos como dormir lo adecuado, ejercitarse, tomar más agua o comer más vegetales. En tu caso, ¿cuál crees que es ese factor que te está impidiendo alcanzar tus metas?, ¿estás tomando suficiente agua?, ¿has creado una rutina para ejercitarte por lo menos tres veces por semana?, ¿qué tanta atención le estás prestando a los alimentos que estás ingiriendo?, ¿si tomas bebidas alcohólicas, has hecho un esfuerzo por reducir la cantidad que consumes? A la hora de entrenar, ¿estás dando tu mejor esfuerzo y compromiso a ese espacio?

Yo veo demasiadas personas en el gimnasio que llegan a platicar más que a hacer ejercicio, o bien a estar con sus celulares ocupando el espacio en alguna máquina que otra persona quiere utilizar. En lo personal, mis clientes ya saben que el uso de celulares es prohibido, esto permite que su entrenamiento sea bien enfocado y utilicemos bien el tiempo.

Uno de los aspectos negativos de la ley del intercambio es que muchas personas desean ciertos cambios pero no están preparadas para esperar hasta el resultado. No todos saben lidiar con la incertidumbre. El estar en forma y sentirse a gusto con uno mismo no ocurre de un día para otro, ni siquiera de una semana a otra.

Enfoque

Recuerden que para poder intercambiar algo en este viaje debemos reconocer que no tenemos control de todo, por ende enfóquense en lo que sí pueden. Qué cosas puedes ir eliminando de tu alimentación que puedan ayudarte a perder grasa; menos licor, menos comida chatarra, consumir menos azúcar, comer menos pan (sufro mientras escribo esas últimas palabras). Sí, hago mucho hincapié en la alimentación a la hora de hablar de la ley del intercambio, porque es lo primero que uno debe estar dispuesto a ajustar.

Te dejo con la pregunta que debes hacer diario cuando tienes que tomar decisiones: ¿Cuál opción me moverá más cerca de alcanzar mi máximo potencial y alcanzar mi meta?