• |
  • |

¿Cómo decorar el recibidor?

El recibidor es la primera estancia que nos encontramos al entrar en un hogar, y el preludio del estilo de ambientes que veremos en el resto de espacios.

Es una zona de paso que nos da la bienvenida y define nuestra primera impresión, por eso recuerde:

1. Son muchos los colores que podemos elegir para pintar las paredes de un recibidor, pero al tratarse de espacios que suelen tener dimensiones más reducidas, son más adecuados y favorecedores los tonos claros.

2. A fin de no crear un espacio demasiado recargado, en la decoración lo ideal es apostar por la sencillez y la funcionalidad.

3. Centrándonos en el mobiliario para decorar un recibidor, funcionan bien muebles como los aparadores con cajones.

Un closet de lujo

Los armarios o guardarropas no solo cumplen la función de almacenar, hoy en día son un elemento más de la decoración de habitaciones. Recuerda el espacio del que disponemos en el dormitorio para instalar el guardarropas, es el primer factor a tener en cuenta al momento de elegirlo, además la estética del dormitorio es clave también en la elección de un guardarropas. Este debe estar en perfecta sintonía con el resto del mobiliario, para conseguir un equilibrio que haga que la estancia se vea más hermosa. Lo ideal para tener todas las prendas y accesorios a mano es dividir el guardarropa como mínimo en dos alturas; una para colocar chaquetas, vestidos y camisas, otro espacio para camisetas y reservar un espacio independiente para instalar los zapatos.

Estilo árabe

¿Te gustaría dormir en una habitación exótica, íntima, misteriosa y elegante? Utiliza en las paredes colores al estilo árabe. Son característicos los colores intensos, vibrantes y los fuertes contrastes entre ellos; los ideales para lograr el estilo árabe son los rosados, naranjas, rojos en combinación con tonos más fríos como los violetas y los azules. Usa camas con dosel, este tipo de camas desprenden mucho romanticismo y le dan al lugar un semblante realmente misterioso. Incorpora una cama con dosel de las dimensiones que prefieras, o un precioso diván que también puede servir como cama; las estructuras de hierro forjado y con variadas figuras geométricas son perfectas para dormitorios árabes, y no pueden faltar muchos y muchos cojines y almohadones de telas brillantes.