•  |
  •  |

EFE. Hollywood se despertó ayer con la noticia del fallecimiento de uno de sus iconos históricos, la niña prodigio del cine de la década de los años 30, Shirley Temple.

Temple, que protagonizó decenas de películas hasta 1950 y cambió de vida posteriormente para dedicarse a la diplomacia, murió a los 85 años en su domicilio californiano de Woodside, al sur de San Francisco.

Las muestras de pésame se sucedieron a lo largo de la mañana en las redes sociales, donde un sentido James Franco expresó su afecto por la actriz y por “todas las estrellas infantiles que crecieron antes de su época”.