•  |
  •  |

El rencor y las maldiciones están directamente relacionados, ya que una da origen a la otra. Alimentándose ambas de resentimiento, actúan distorsionando el campo energético de la persona, los lugares o las cosas. Uno de los más conocidos actos de maldición consiste en efectuar el mismo gesto de la bendición (pulgar, índice y mayor extendidos hacia arriba y con la mano derecha), pero haciéndolo al revés, es decir, con la mano izquierda y los dedos señalando hacia abajo. Para que sea efectivo el gesto va acompañado por la intención firme de que aquello que se desea que ocurra tenga realidad en el tiempo.

Pero, de no darse las condiciones de palabra, gesto y voz adecuados, existe el peligro de que se produzca el efecto espejo, es decir, la caída de la maldición sobre la persona que la ha pronunciado. Esta es la causa por la que tantos seres humanos fracasados andan por el mundo absolutamente desequilibrados, diciendo y haciendo auténticas tonterías.

Cinco por uno

Entre los griegos y los romanos, el acto de extender la mano presentando los cinco dedos era entendido como un gesto de maldad, e incluso como una maldición de segundo grado. En algunos pueblos del Mediterráneo, se tiene aún en nuestros días la superstición de colocar en las puertas de las casas un dibujo que representa la mano extendida mostrando los cinco dedos, que es el equivalente al “cinco por uno”, una forma de asegurarse de que así se devolverán cinco males por cada uno que les desee algún visitante envidioso.

Los sefardíes (judío que procede de España), con ancestros en el medioevo español, conservan hasta la fecha el castellano cervantino en su vida cotidiana, incluidas las maldiciones de su tesoro lingüístico y cultural. Los que mantienen todavía vivo el “djudeo-espaniol” o ladino, conocen la más típica de las maldiciones: “arremátate”, que significa una combinación de muérete y desaparece.

 

Tome nota

Textos de estudio de PENÉLOPE. Parapsicóloga (código 95703, Profesional School, Miami, Florida). Especialista en la interpretación del tarot y las cartas de los ángeles. Terapias alternativas para el control mental y mejorar tu calidad de vida. Consejería en tus problemas laborales, de negocios y sentimentales. Atiende de lunes a sábado de 9 de la mañana a 5 de la tarde, previa cita. Teléfonos: 22553586 / 66885607, Managua.