•  |
  •  |

 

A algunas personas todavía se les hace extraño el asunto de las meriendas. Muchos “orgullosamente” dicen hacer solo tres tiempos de comida.

Yo soy “fan” de las meriendas, las uso para complementar mis tiempos principales de comida, no sentir hambre y para acelerar mi metabolismo.

Destacaré algunos aspectos:

Es una pequeña comida. Las meriendas son comidas de poco volumen que deben complementar la calidad nutricional del resto de alimentos; sin reemplazar ningún tiempo de comida principal.

Entretiempo. La merienda matutina se consume entre el desayuno y el almuerzo, la vespertina entre el almuerzo y la cena. Finalmente, la nocturna es opcional o indicada por alguna razón, una o dos horas después de la cena.

Calidad nutricional. La merienda debe ser rica nutriciolnamente, no basada en golosinas ni chiverías.

Personalmente sugiero en las mañanas frutas, comidas sencillas o ensaladas de frutas, también batidos de frutas, 1 o 2 onzas de queso, yogurt simple o de sabor bajo en grasa y azúcar con o sin granola o cereal, enrollados de jamón de pavo o algún té digestivo y diurético (si se quiere lograr algo específico en nuestro organismo con estos).

En la tarde sugiero galletas o barras de granola bajas en calorías, con 100 a 130 calorías por porción, ojalá que tengan más de 3.5 gramos de fibra y menos de 18 gramos de carbohidrato, también se pueden incluir ¼ de taza de maní o de semillas, una porción de 2 a 3 tazas de palomitas sin grasa o un helado o paleta 100% natural o hechos en casa. A veces resulta muy útil un café caliente o un café frío con leche descremada y bajo en azúcar.

Antes de dormir la merienda ayuda a controlar y prevenir las hipoglicemias en los diabéticos, a evitar el hambre en la madrugada cuando se trasnocha por razones como la lactancia o algún trabajo nocturno o simplemente para poder conciliar el sueño.

Para este momento sugiero yogurt bajo en calorías o un vaso de leche descremada con gotas de esencia de vainilla, almendra o frambuesa, pero también podría ser una porción pequeña de algún helado tipo nieve o bajo en calorías. En los diabéticos es adecuado una bebida tipo cereal o un paquete de galletas saludables.

Controlan el hambre y aceleran el metabolismo:

Comer poco y seguido hace que nuestro cuerpo pueda quemar más rápidamente los alimentos que consume, es decir que se acelera el metabolismo. Además, permiten tener menos hambre a la hora de almorzar y de cenar y se elegirán opciones más sanas y livianas.

 

Comienza a incluir meriendas en tu alimentación y comparte tu experiencia en facebook vidasananicaragua o twitter clínicavidasana.