•  |
  •  |

En estos días muchas personas están preparándose para pasar unos días en la playa o simplemente ir y volver durante el día. Las motivaciones de estos paseos son muchas, desde el “bacanal de playa”, hasta el compartir familiar de una alegre temporada. Siempre hay que pensar en lo que se va a llevar para comer y en la manera de hacer platos ricos y rendidores.

En esta ocasión, quiero hacerles algunas sugerencias que puedan implementar en esta temporada para complementar el menú que tienen preparado y para incluir en sus listas algunos alimentos que pueden ser prácticos y que ayudarán a mantener su salud.

1. Líquidos adecuados: Mantenerse hidratado en la playa es muy importante, por esto hay que asegurar un adecuado suministro de agua y de bebidas que sean de preferencia naturales. Recuerden que el agua de Jamaica, el agua de linaza, la soda o ensa blanca con gotas de limón o de naranja son opciones bastante buenas. Las bebidas embotelladas y tipo gaseosas, o aquellos jugos enlatados o de caja, son fuente de azúcar importante y por esto deben consumirse con mucha moderación; se deben alternar con aquellas que son más simples y naturales.

2. Siempre frutas: Las frutas deben estar siempre presentes en la temporada de playa; aprovechar la cosecha de sandías, mangos, jocotes, mandarinas y guayabas es una excelente opción. Estas sirven como meriendas y además como postre; también servidas como bocas. Aportan gran cantidad de vitaminas, minerales y son buena fuente de hidratación.

3. Bocas saludables: Los alimentos que se consumen entre los tiempos principales de comida y alrededor de los cuales se forman las alegres pláticas entre amigos y familiares, generalmente no son muy nutritivos. Por eso, sugiero que se incluyan algunos embutidos bajos en grasa, quesos en trocitos, cebollitas encurtidas, aceitunas, hongos marinados, atunes para preparar y comer con galletitas; tener la opción de ceviches, cocer chilotes y comerlos con alguna vinagreta o salsa a base de yogur y queso parmesano, o de yogur natural y salsa de tomate; no olvidar los ricos frijolitos molidos con tortillitas tostadas. Recordemos que estos extras en las comidas deben aportar la menor cantidad de calorías posible.

4. Chips o chiverías: Siempre se incluyen los alimentos empaquetados y tostados que son fáciles de transportar, pero que son muy grasosos y poco naturales. Por esta razón sugiero llevar tortillas tipo nachos de las que son tostadas, palomitas de maíz de preferencia sin mantequilla, galletas de soda, rosquillas y viejitas, entre otros.

Cuando se vaya al mar, no olvidar llevar a parte de la toalla y el protector solar, una o dos botellitas de agua, alguna fruta y una merienda como barra de granola o galleta nutritiva de pocas calorías (de cereales o avena y con 100 a 150 calorías por envase).

¡Disfruta tu temporada de vacaciones, siempre en versión SALUDABLE!