•  |
  •  |

“Y por qué haces tanto cardio?”. –“Es que necesito quemar la cena de ayer, era mi comida trampa”. Y en mi mente solo pensaba, lo estás haciendo mal. Una de las cosas favoritas para alguien que está a dieta o sigue un programa nutricional regulado es la famosa comida trampa. El apegarte a una dieta por un período largo puede ser cansado mentalmente, pues requiere fuerza de voluntad y disciplina. La comida trampa te permite tener un poco de libertad y algo de descanso.

Una comida trampa se realiza, por lo general, una vez por semana y es algo que se encuentra fuera de tu plan nutricional. Desde un punto de vista fisiológico, puede ofrecer muchos beneficios que muchas personas desconocen. Si es bien utilizada, puede restablecer las hormonas responsables de tu metabolismo y la regulación de insulina, reabastecer glucógeno para mayor energía y mantener elevados los mecanismos responsables de quemar calorías y grasa. Por ejemplo, es común que con el tiempo de estar a dieta la persona se sienta más lenta o se canse más rápido. Esto puede ser que los niveles de glucógeno muscular están algo bajos. Esta es una de las ventajas de la comida trampa, dado que suele ser más cargada en calorías y carbohidratos, además servirá para reponer un poco estos niveles, ayudando a las personas a tener más energía y entrenar mejor la próxima vez.

Este aumento en el metabolismo puede durar días después de que su cuerpo digirió la comida trampa. Por tanto, compensa la baja de hormonas que resulta una vez que se resume una dieta con déficit calórico. Como resultado, planificar este tipo de comida puede optimizar las hormonas de su cuerpo para evitar estancamientos en la pérdida de grasa.

Con medida

¿Por qué mencionaba al inicio que la persona con quien platicaba lo estaba haciendo mal? Simplemente porque después de esa comida no debería de haber ningún sentido de culpa. Si en realidad comiste sanamente en tu semana antes de llegar a ese día y te estás ejercitando regularmente, las comidas trampa serán de tu beneficio; te proveerán un poco de sanidad mental y disfrutarás más del proceso.

Lamentablemente puede tener un efecto psicológico negativo en algunas personas. Aquellas que se toman la comida trampa y comen tanto sin control son personas que tienen una mentalidad de todo o nada; están 100% con sus dietas o se desvían un poco, y todo se perdió. Esta práctica puede ocasionar en algunas personas problemas serios como desórdenes alimenticios o llegan a tener una relación poco saludable con la comida. Si tiene problemas de regresar a su rutina después de una comida trampa o experimenta demasiados antojos que son difíciles de manejar, sería importante reevaluar si incluir la comida trampa es beneficioso para sus metas.