•  |
  •  |

MADRID / EFE

Muchas mujeres han quedado prendadas del brillo de una joya, aunque solo aquellas con una acaudalada cuenta bancaria han tenido la oportunidad de transformar esa atracción fatal en colecciones, que poco o nada tienen que envidiar, en historia y diseño, a las mejores pinacotecas del mundo.

El derrocamiento de varias monarquías a principios del siglo XX y el nacimiento de una nueva escena social tras las dos guerras mundiales, convirtió al siglo XX en el sustrato perfecto para que una serie de adineradas mujeres y apasionadas por las joyas dieran rienda suelta a su afición.

“Objeto de belleza y deseo, una joya es fiel reflejo de la personalidad, estilo de vida y gusto de su dueño”, aseguran Stefano Papi y Alexandra Rhodes, autores del libro “20th Century Jewelry & The Icons of Style” (Thames and Hudson), una edición que retrata y analiza la personalidad y colecciones de mujeres como María Callas, Wallis Simpson, Sita Devi de Baroda o Bárbara Hutton.

Una de las cuestiones más curiosas que desvela esta edición es la dinámica de venta, reutilización e intercambio de piezas entre las coleccionistas y los joyeros. Y es que las joyas son un bien demasiado valioso como para que su estilo pase de moda y permanezcan olvidadas en el joyero.

Los más llamativos

Entre los casos más llamativos se encuentra el magnífico collar de esmeraldas y diamantes que lució Wallis Simpson, elaborado por Harry Winston a partir de dos tobilleras que pertenecieron a Sita Deva Baroda. Cuando ambas propietarias coincidieron en un baile en París, la primera dueña le contó a la segunda cómo esas esmeraldas solían adornar sus tobillos, un detalle que no gustó nada a la altiva duquesa de Windsor.

Difícil de describir, la colección de Wallis Simpson combina piezas de formato grandilocuente, escogidas por un hombre que nunca pudo ser rey (Eduardo VII), y algunas de las piezas más innovadoras del S.XX. Estadounidense y para más injuria divorciada, Simpson fue la mujer por la que el duque de Windsor rechazó el trono, y además, una de las más selectas aficionadas a las joyas.

 

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus