•  |
  •  |

Últimamente en la mayoría de los países en desarrollo, ha aumentado notoriamente el número de cesáreas programadas, situación que se ha vuelto algo preocupante.

Según el doctor Mauricio Ríos, especialista en infertilidad, ginecología, obstetricia y embarazo de alto riesgo, el problema del abuso de cesáreas es que en pocas ocasiones los médicos y algunos pacientes con tal de que “no les gane el parto”, lo programan antes de tiempo. Esta situación afecta directamente el desarrollo de los bebés que nacen así.

En la edición de noviembre de la revista Obstetics & Gynecology, que es la edición mensual del Colegio Americano de Ginecólogos y Obstetras, se publicó un cambio al concepto de “embarazo a término”.

Ríos explica que esta afirmación no sorprende, pues esta organización ha insistido en los últimos años en poder cambiar este concepto y dejar claro en la mente de los gineco-obstetras y de los pacientes que no es lo mismo que un bebé nazca a las 37 que a las 40 semanas, como hasta ahora se cree.

A término

El especialista expresó que existe una explicación para este fenómeno, y es que durante décadas “se nos ha enseñado que la duración del embarazo es de 41 semanas y 6 días (término con el que no todos están de acuerdo),  y que el término del embarazo (cuándo un bebé puede nacer sin ser prematuro) inicia a las 37 semanas.  Por eso, no era raro observar que las cesáreas se programaran con anticipación y se planearan alrededor de la semana 38, y a veces justo a las 37, para que no les gane el parto”.

Ríos agregó que según estudios recientes, se demuestra que el desenlace de los bebés no es uniforme en esta ventana de cinco semanas y que el mejor desenlace se da entre la semana 39 y la 40 con 6 días, por lo que a este período le llamaron “full term” o a término. Antes de eso, es decir de las 37 a las 38 semanas con 6 días, se le llamará término temprano; y al período posterior, entre las 41 y 42 semanas con 6 días, término tardío; mientras que después de las 42 semanas será post-término.

Cuidado con la programación

Está explicación deja claro que a la hora de programar una cesárea se debe hacer después de la semana 39, ya que los nacimientos planeados antes de las 39 semanas deben ocurrir únicamente cuando los riesgos a la salud de la madre o del feto sean significativos.

El doctor Ríos finalizó haciendo un llamado de alerta a poner a las mujeres primero y darle el mayor beneficio posible a los bebés: “Es un llamado a los médicos a dejar de lado sus comodidades, sus horarios, a regresar a los hospitales de noche o en fin de semana (cuando la naturaleza llama) y volver a poner a sus pacientes como el centro de su atención. Es también un llamado a las parejas que esperan un bebé, a no caer en la tentación de tenerlo antes de que esté completamente preparado para venir al mundo”.

 

SI

deben hacerse cesáreas cuando hay riesgos significativos, tanto para la madre como para el bebé.

 

NO

deben realizarse cesáreas antes de las 39 semanas de embarazo.