•  |
  •  |

A propósito del Día de la Madre, en esta edición les presentamos la anécdota de Ana Beatriz Pérez, que a diferencia de quienes deciden la deserción escolar a causa de un embarazo no planificado, ella sigue intentándolo. ¡Felicidades!

Cuando descubriste que estabas embarazada, ¿qué pasó por tu mente?

Lo primero en lo que pensé fue en mis estudios; cuando uno se da cuenta de que está embarazada, sobre todo cuando no lo tenés planeado (el embarazo), es algo que te impacta porque creés que tu mundo se va acabar y que tus padres te van a dar la espalda.

¿Cómo fue la experiencia de asistir embarazada a la universidad?

Al inicio imaginé que la gente me iba a quedar viendo raro, pero conforme fue pasando el tiempo, y se me empezaba a notar la panza, sentí el apoyo de mis compañeros de clase y también de los profesores. No me dio pena.

¿En algún momento pensaste que ya no podrías seguir en clases?

Cuando ya tenía la panza demasiado grande, como de siete meses, me sentía cansada, y ya no quería saber nada de tareas. Además, el viaje desde Nagarote hasta la UCA, ida y vuelta, tarda 40 minutos.

También salía de clases hasta la una de la tarde, y cuando estás embarazada te da mucha hambre; empecé a gastar más dinero en comida.

Cuando faltaba poco para que tu bebé naciera, ¿cómo hiciste con tus estudios?

Hice un arreglo con la coordinadora de la carrera, tuve mucho apoyo de los profesores y de la universidad, (pues les dije) que yo iba a salir del cuatrimestre dos semanas antes del parto, y así fue. Envié todos los trabajos por correo electrónico y pasé mis clases sin atraso.

Ahora que estás de vuelta en la universidad, ¿cómo manejás tu tiempo?

La vida me ha cambiado; antes yo podía quedarme hasta tarde, irme con mis amigas a cualquier lado. Ahora no es así porque, aunque el niño se queda con mi mamá, no me gusta dejarlo mucho tiempo solo. Acomodé mi horario para salir temprano.

¿Cómo ha sido tu experiencia como mamá?

Cada día vivo una nueva aventura con mi hijo; estudiar y ser mamá al mismo tiempo no siempre es fácil. El niño ya está grande y necesita más atención,

pero gracias a Dios cuento con la ayuda de mi familia para poder salir adelante con mis estudios; me siento orgullosa de estar donde estoy, y sé que en un futuro mi hijo se sentirá orgulloso de mí.

Y tu pareja, ¿te apoya?

Él también estudia pero por la noche; está en su último año de Ingeniería Industrial. Por las mañanas trabaja y es un excelente padre, no tengo por qué quejarme. Entre los dos hemos sabido salir adelante, somos papás jóvenes, y aunque el niño y nuestro matrimonio no fue algo que esperábamos, hemos sabido enfrentarlo con responsabilidad. No cualquiera tiene el valor de ser joven y tener un hijo, porque muchos piensan en abortar; ninguna de las dos es considerada una opción (para mí).

 

Sigue firme en sus estudios

Ana Beatriz Pérez

Estudiante de Comunicación Social

Edad: 20 años

 

Vive en Nagarote y estudia Comunicación Social en la Universidad Centroamericana, UCA. Su bebé, Abraham Reyes, ya cumplió seis meses. Ella quedó embarazada mientras cursaba el penúltimo año de su carrera, y aún está segura de que va a culminar sus estudios para tener un mejor futuro junto a su bebé.