•  |
  •  |

MADRID•EFE

La última Encuesta Nacional de Salud revela que el 17% de adultos sufre obesidad, es decir, tiene un Índice de Masa Corporal (IMC) igual o superior a 30 kg/m2, lo que representa casi un 10% más que hace 25 años. Si se tiene en cuenta también el sobrepeso, el porcentaje de afectados alcanza el 53.7%.

Se estima que el 79% de los hombres que presentan disfunción eréctil tienen un IMC de 25 kg/m2 o mayor. Un IMC en el intervalo de 25-30 kg/m2 se asocia a 1.5 veces más riesgo de disfunción sexual, y en el rango de más de 30 kg/m2, a 3 veces mayor riesgo. Los hombres con exceso de peso suelen sufrir "una reducción en la producción de testosterona, lo que afecta a la libido y a la calidad de la erección, además de que suelen llevar asociados otros trastornos que también contribuyen a la disfunción eréctil", advierte a EFE Mariano Rosselló, director del Instituto de Medicina Sexual de Madrid y del Centro de Urología de Palma de Mallorca.

Factores de riesgo

Para el diagnóstico de estos problemas, se requiere de "un estudio multidisciplinario que abarca una minuciosa historia clínica para detectar factores de riesgo físicos y psicológicos con la participación de un especialista en medicina sexual o andrología que determinará el tratamiento adecuado para cada paciente", añade.

Una de las pruebas necesarias son los test vasculares, con los que se mide la rigidez. Los factores que más influyen son la hipertensión, alteraciones de los lípidos plasmáticos, diabetes, obesidad y el aumento de la masa grasa, sobre todo abdominal.

El sobrepeso afecta a la autoestima y al deseo sexual, pero lo hace de manera diferente en hombres y mujeres, según el doctor. "Los varones son más propensos a sufrir de impotencia sexual y las mujeres a padecer falta de deseo", explica.