•  |
  •  |

La cosmética antienvejecimiento se ha convertido en la herramienta más democrática que ralentiza el reloj biológico, gracias a la investigación y el desarrollo de nuevas fórmulas. Solo en España se abre un abanico de 450 productos, testados para todo tipo de pieles y pensados para todos los bolsillos.

"Hay que acercarse a la cosmética antienvejecimiento muy confiados, sin miedo", ha dicho la directora de la Asociación Nacional de Perfumería y Cosmética (Stanpa), Val Díez, una de las asistentes al primer desayuno informativo "Conversaciones con la belleza", organizado por EFE Estilo.

La seguridad y la eficacia de los cosméticos antienvejecimiento están garantizadas. Todos sus ingredientes llevan un control de calidad exhaustivo, avalado por las autoridades sanitarias de la UE", explica Carmen Esteban, directora científica de Stanpa.

Antiarrugas, eficacia probada

Esteban puntualiza que las compañías que comercializan cremas antiarrugas llevan a cabo "ensayos de eficacia con arreglo a ensayos normalizados, existiendo equipos y tecnologías suficientes para demostrar la acción reivindicada por los productos, tal y como exige la ley".

Según la dermatóloga Elia Roó, la efectividad del producto no está siempre relacionada con el precio y, en este sentido, justifica el alto costo de algunas fórmulas por la inversión en tecnología e investigación, en las que intervienen biólogos, químicos y matemáticos.

Una inversión que se rentabiliza. Con el tiempo, "esas fórmulas ceden el paso a otras líneas cosméticas más económicas", explica la directora científica y técnica de L'Oréal España, Cristina Biurrun.

Al hilo de la información difundida por la OCU a partir de los resultados de un estudio que analiza 14 cremas antiarrugas y que pone en duda la eficacia de estos productos, la Asociación Nacional de Perfumería y Cosmética (Stanpa) defiende la "eficacia" de estos cosméticos, así como "la rigurosidad con la que las compañías los elaboran y ponen en el mercado".