• |
  • |

Quién no se infarta cuando recibe una invitación que en letras negritas enfatiza: “Traje formal”, o “de gala”. Si bien no significan lo mismo, nos obliga a emprender la búsqueda.

En el caso del traje formal, no siempre se deberá recurrir a un vestido largo; requiere elegancia, pero no es tan riguroso como cuando se trata de una gala.

No olvidemos que en un evento formal está permitido utilizar vestidos a media pierna, pero no demasiado cortos. Si lo que nos preocupa es una actividad que por todo lo alto grita gala, se tiene que tomar en cuenta que sí es necesario que sea largo, pero que armonice con tu tipo de cuerpo.

Según tu figura

No es recomendable que el vestido sea muy ceñido, procurá la comodidad ante todo. El negro es un color elegante por excelencia, pero también podrías arriesgarte con otras tonalidades; el azul y el turquesa te brindarán frescura y distinción, pero si te has hecho un estudio de colorimetría, podrías ajustarte a los resultados para no cometer errores y elegir el modelo perfecto.

Es importante no olvidar que para lucir espléndida en tu recepción, debés cuidar los detalles tanto del maquillaje como de peinado, zapatos y accesorios a utilizar.

Femenina

El color turquesa seguramente no te dejará pasar inadvertida. Este estilo elaborado con finos detalles en pedrería te permitirá lucir única.

Sensual

Este vestido desborda perfección, un bordado impecable y pronunciado escote distinguirá sin duda tu silueta.

Créditos: Modelo: Chanel Beckenlehner, Miss Canadá Universe 2014. / Vestuario y accesorios: Cristiana’s Closet. / Peinado y maquillaje: Juanes Estilistas by Juan Luis. /

Locación: Hotel Colón, Granada. / Fotografías: Henry Padilla / end