• |
  • |

Las mujeres siempre queremos estar a la moda y lucir bien las tendencias que aplican según la temporada. En esta ocasión quería comentarles un poco sobre una de las que están siendo sensación en este 2014: el encaje. Este es sumamente romántico y femenino, a mí me encanta. Como es sutil, también es muy sexi, pues es perfecto para acompañar transparencias.

El encaje en los vestidos de noche le da un toque muy elegante a tu vestimenta, ya que normalmente son hechos de forma muy delicada y las telas hablan por sí solas. Este tipo de telas brinda un ‘look’ muy distinguido que yo prefiero utilizar para la noche cuando viene en tonalidades oscuras; si los hay en colores pasteles, perfectamente se pueden utilizar para actividades durante el día, dándole siempre, no obstante, un toque de elegancia. Encaje es algo que vemos mucho en los vestidos de novia por la misma delicadeza que ellos transmiten, y también me encanta verlos en el vestuario de las madres para bautizos y actividades de esta índole, ya que le dan un ‘look’ femenino a la mujer.

Accesorios, un básico

Normalmente ellos no se mezclan mucho con otro tipo de texturas; sin embargo, si realizas debidamente el ‘outfit’, le puedes dar un toque bien ‘fashion’ y diferente al combinarlo con un plisado.

Los accesorios son siempre clave para tener el ‘look’ completo en cualquier salida, por lo cual no los puedes descuidar al alistar tu traje para cualquier ocasión. Si el vestido de encaje es alto en la parte del cuello, regularmente no te recomendaría que utilizaras collares, ya que de pronto podría verse muy cargado; pero si la boca es baja o bien es un vestido ‘strapless’, perfectamente le puedes agregar un collar que le dé un contraste interesante al color del encaje.

Espero que estas recomendaciones sean de utilidad en la selección de tu ‘outfit’ cuando busques algo para una ocasión especial. Aprovecha a utilizar el encaje en esta temporada, ya que estarás luciendo muy a la moda. Así que, si tienes ya algo en tu clóset, es momento de sacarlo y usarlo; de no tener nada, tómalo en cuenta para tu próxima compra.