•  |
  •  |

El entrenador José Manuel del Castillo nos habla sobre la rutina de ejercicios que debemos seguir para obtener el físico deseado.

Si buscas rendimiento, no hay una variación significativa. En resistencia aeróbica, la hora del día no afecta, dice el experto. Mientras que en resistencia de muy alta intensidad y corta duración, flexibilidad, velocidad, fuerza y especialmente en potencia se rinde mejor por las tardes y al anochecer porque se alcanza una mayor temperatura corporal, lo que mejora el rendimiento muscular y disminuye el riesgo de lesión. Si compites, es más importante que todo lo anterior entrenar a la misma hora de la competición.

Composición corporal

Para aumentar tu masa muscular debes entrenar especialmente por la mañana (antes del mediodía); si no, a última hora de la tarde por cuestiones hormonales. Si tu objetivo es perder grasa, lo mejor es hacerlo por la tarde, ya que el metabolismo comienza a disminuir y conseguimos acelerarlo. A las 6:00 de la tarde se queman más calorías después de entrenar que por la mañana.

Respecto a la temperatura ambiental, cuando más frío hace, primera hora de la mañana o última hora de la tarde, más calorías quemas.

Entrenar por la mañana

Te obliga a acostarte antes, es más difícil saltarte un entrenamiento por imprevistos y te activa para el resto del día y te genera más regularidad. Su desventaja es que necesitas un calentamiento más largo y progresivo.

Entrenar a mediodía

Puede serte muy útil si trabajas por las mañanas y tienes ocupaciones familiares por las tardes, es el momento ideal, antes de pasar por casa, y que te venza la pereza.

Entrenar por la tarde

Tienes más fuerza y es más difícil lesionarse. Estás más despierto y liberas el estrés acumulado durante el día. Las desventajas son un mayor cansancio físico después de todo el día y posibles imprevistos.

Entrenar por la noche

Es la menos recomendable porque la adrenalina puede causar insomnio en algunas personas. Al aire libre la falta de visibilidad provoca inseguridad.