•  |
  •  |

La mayoría de personas utilizan el protector solar cuando van a la playa o tienen jornadas largas que saben estarán expuestos directamente al sol. Pero realmente es importante e indispensable el uso diario de un buen protector solar. Yo no me dejo de aplicar mi protector solar, independientemente que sea un día lluvioso o un día soleado, o que sepa que estaré expuesta al sol o estaré todo el día en una oficina. Aunque no lo creamos, a diario nos exponemos al sol. Si bien no es directamente como cuando estamos en la playa bronceándonos, al ir en nuestro vehículo conduciendo nos estamos exponiendo.

Para el uso adecuado del mismo es importante que inviertas en un buen bloqueador de sol para la protección primordialmente de tu rostro, ya que es este el que se ve más expuesto al sol, debido a que las demás partes de tu cuerpo son protegidas por la vestimenta. Hay que recordar que en el rostro la piel es más delicada y, a la vez, es el área que debemos de proteger más para no sufrir de envejecimiento prematuro, ni de manchas. Además de todo lo antes mencionado, es importante que recordemos que hoy en día existe una disminución de la capa de ozono, por lo cual el sol es más dañino, quizás, aún más que en la época de nuestros padres.

Tipo base de maquillaje

Existen diversos tipos de bloqueadores solares; hay algunos que contienen un porcentaje alto de protección y hay otros que son bajos. Mi recomendación es utilizar los altos, ya que estos por sus componentes harán un mejor trabajo en la protección de nuestro rostro. Asimismo, existen protectores que contienen tinte y otros que no contienen: yo utilizo uno de la marca Isis Pharma que contienen tinte, pues además de proteger mi rostro contra el sol, también me sirve como una base que me da el balance en las tonalidades de mi piel. Si tienes manchas en el rostro, este tinte te servirá para disimularlas.

La aplicación del mismo es bien sencilla; lo debes utilizar diario luego de haberte duchado y con tu rostro seco. El hecho que tu rostro esté seco es muy importante, pues con humedad no cumple la misma función. Los dermatólogos siempre recomiendan utilizarlo dos veces al día, pero yo, por falta de tiempo y de costumbre, al menos diariamente salgo con él aplicado y me protejo de las horas en que el sol está más fuerte (la mañana). Claro, si es un día en la playa, sí realizo la aplicación más seguida (dos veces).

Te invito a que optes por este buen hábito que, a largo plazo, te ayudará a contar con una piel mejor cuidada y con mejor aspecto. Asimismo, al momento de elegir el que vayas a utilizar, te recomiendo preguntarle a tu dermatólogo e invertir en un buen bloqueador.