• |
  • |

Llega el fin de semana y el futbol u otro deporte en la pantalla de tu televisor ocupa tu atención. Tu novia o esposa quiere pasarla contigo y lo único que está en tu cabeza es el partido del sábado entre Barcelona y el Real Madrid.

Si te preocupa que tu pareja se enoje porque rigurosamente ves los partidos con tus amigos, te daremos unos consejos para que ella no odie el futbol. Eso sí, tienes que llevarlos a cabo o terminarán aborreciendo el deporte que más amas en el mundo.

1. Las mujeres prefieren la limpieza

Llegas muy feliz a tu casa con tus compañeros, entonces lo mínimo que debes hacer es no meterte a la sala con los zapatos puestos y llenos de tierra. La verdad es muy molesto para las mujeres que el hogar esté desordenado y sucio; trata de cambiarte antes de entrar y seguro le vas a ahorrar muchos disgustos.

2. Si invitas a tus amigos, ayúdala

El problema y las discusiones porque invitas a tus amigos a ver el futbol en casa no es porque vaya Pepe, Juancho, Carlos y demás amigos, lo que a las mujeres les molesta es que al terminar el juego la sala parece haber sido el escenario del apocalipsis. Latas de cervezas, residuos de botana tirados en el piso, cojines tirados, vasos sucios… todo un caos. Si quieres que ella no ponga pretextos para impedir que tus amigos vean el partido contigo, comienza por ayudarle a limpiar: esto será un súper plus para ti.

3. Hazle caso, no todo es futbol

Pasar a segundo término es lo que más detestan ellas. Si no les prestas atención mientras ves el futbol, al punto de ignorarla, obviamente odiarán el futbol. Así que tampoco hagas oídos sordos y si ella te pregunta algo mientras observas el encuentro entre el Real Madrid y el Barcelona, hazle caso cinco minutos y podrás disfrutar del partido sin más interrupciones.

4. Inclúyela en tus planes

Nada mejor que sentirse amada, entendida, apapachada e incluida. Aunque creas que a ella le aburre el futbol, existe la posibilidad de que te acompañe al estadio o al bar para ver el partido, simplemente por el hecho de estar contigo. A las mujeres les gusta que las tomen en cuenta, aunque después decidan no acompañarnos; sin embargo, lo importante es que sepan que uno las considera en nuestros planes.