•  |
  •  |

La obesidad es una enfermedad crónica de origen multifactorial, que se caracteriza por acumulación excesiva de grasa en el cuerpo. Se le asocia con numerosas complicaciones como diabetes mellitus, enfermedades cardiovasculares, hipertensión arterial, artritis, depresión, entre otras.

Ana Cristina Gutiérrez, asesora nutricional de Herbalife, comenta que la obesidad tiene muchas consecuencias negativas para el organismo, entre ellas: Aparición de enfermedades metabólicas y cardiovasculares, colesterol y triglicéridos altos, ataques cardiacos, presión arterial alta, entre otras.

Disminución de la esperanza de vida; disminución de la productividad laboral de la persona; provoca depresión, ansiedad y baja autoestima; puede ocasionar problemas de artritis; se ha investigado su relación con diversos tipos de cáncer como el de colon, próstata, mama, cérvix y endometrio; causaría también la disminución de la fertilidad en hombres y mujeres.

Impacta en el trabajo

La productividad de las personas puede disminuir cuando se sufre de obesidad, ya que al tener más peso de la cuenta, el trabajador presenta muchas limitantes para realizar su trabajo. Por ejemplo: cansancio, poca movilidad, falta de agilidad para trabajos físicos y un mayor número de incapacidades (ausencias en el trabajo por problemas de salud). Además tienen una menor condición física, lo cual podría conllevar a muertes prematuras.

Según datos de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés), una persona obesa experimenta un aumento del 50% en la pérdida de productividad y requiere un 88% más de visitas médicas que una persona sana, durante un período de seis años en los Estados Unidos. Esto crea una situación en la que el enfermo crónico no solo contribuye menos a la economía, sino también esencialmente requiere más (atención médica, comida, techo, etc.), creando una pérdida de recursos económicos.

Cómo evitarlo

La especialista en nutrición afirmó que es necesario seguir un plan saludable de alimentación, cuidar las porciones que consume de todos los alimentos. No busque la porción más grande ni agrandar su plato por poco dinero. Esto le ayudará a lograr el balance entre lo que ingiere y lo que gasta. Recuerde que el tamaño de la porción de los niños es menor que la de los adultos.

Es aconsejable también que se realice actividad física de intensidad moderada al menos 3-4 veces por semana entre 30-40 minutos como mínimo. Si no cuenta con el tiempo para hacer esto, procure fraccionarlo durante el día, es decir camine 10 minutos en la mañana, 10 a mediodía y 10 en la noche. Debe limitar las actividades sedentarias como ver televisión, pasar mucho tiempo en la computadora o viendo videos de televisión.

 

Jornada laboral

Gutiérrez dio algunos sencillos consejos:

 

Consuma mucho líquido, de esta forma tendrá que ir al baño más veces y estará más activo.

Procure utilizar el baño que quede más lejos de su sitio de trabajo.

Realice una caminata corta luego del almuerzo o en sus horas de recreo: esto mejora la digestión, combate la fatiga, y ayuda a mejorar la memoria y la productividad.

Procure realizar ejercicios de estiramiento cada 30 minutos.

Suba las escaleras en vez de tomar el elevador.

No se salte ninguna comida. El almuerzo debe ser la comida más importante del día, ya que su energía digestiva está en su punto máximo durante la tarde.

Trate de no comer en su escritorio, numerosos estudios demuestran que las bacterias se esconden en los escritorios. Además, lejos del escritorio, prestará más atención a lo que come; esto le ayudará a comer menos y digerir mejor los alimentos.

Evite las máquinas expendedoras. Estas suelen ser bebidas azucaradas, frituras y carbohidratos.

No es pecado sentir hambre a media mañana o media tarde, pero entonces prefiera refrigerios saludables y bocadillos en bolsas selladas pequeñas. El chocolate negro, almendras, pasas y frutas no solo son deliciosas, sino que también estimulan el sistema inmunológico. Además, tomar el refrigerio evitará que coma más de la cuenta durante el almuerzo y la cena.

 

30 minutos de ejercicios diarios es lo recomendable.

 

3 veces por semana se recomienda tener actividad física.


"La obesidad se puede prevenir. Organice su actividad física durante el día, si en horas laborales es complicado levantarse de su asiento, es mejor que realice el ejercicio a otras horas".

Ana Cristina Gutiérrez,

nutricionista.