•  |
  •  |

Hablemos un poco de la trampa de la comparación. No entiendo por qué, aun cuando sabemos que no nos hace algún bien, seguimos haciéndolo. Es algo natural y común, sobre todo en el mundo en el que vivimos, donde todo es “más” o “menos” que otra cosa. Sin embargo, tenemos que estar claros que es una batalla que nunca ganaremos. En el mundo del ‘fitness’ uno tiende a caer mucho en esa trampa, tomamos una revista y vemos la dieta de los famosos y automáticamente uno cree que si sigue esa dieta, terminará luciendo como esa persona. No tenemos que ir muy lejos. ¿Alguna vez hiciste la dieta de tu amiga? Claro, ella estaba teniendo excelentes resultados, era más que obvio que eso te hacía falta a ti.

Última hora: cada persona tiene su propio metabolismo, preferencias personales y estilo de vida. Uno debe ser dueño de su propio proceso e ir descubriendo qué es lo que le gusta y le funciona. Al final, lo que usted debe de buscar no es “la mejor dieta”, sino la “mejor dieta para mí.”

Cada proceso es único

Y es que a veces por buscar aquella certeza, nos enredamos en la trampa de querer comparar a las personas, los procesos y los resultados, cuando en realidad tenemos que darnos cuenta de que en este mundo no existen dos personas iguales. Y más allá de eso, cada quien ha caminado su propia jornada tratando de encontrar sus metas. Por eso, si usted y otra persona tienen el mismo peso e inician una dieta con la misma cantidad de calorías, ambas tendrán diferentes resultados debido al metabolismo de cada uno. Aquellas personas que han pasado de dieta en dieta, tendrán un metabolismo que responderá menos, comparado al de aquella persona que nunca ha hecho una.

El factor de la injusticia es enorme en la pérdida de peso: veamos a la persona que come peor que yo, o cuando ambas personas comen exactamente lo mismo, o cuando con su pareja inician una dieta y esta tiene mejores resultados al cabo de quince días. No puede haber comparaciones justas, simplemente, nadie es igual. Siempre serás más delgada / más fina / más muscular / menos muscular que otra persona. Este enfoque es una trampa y solo te desanimará, por eso te invito a que disfrutes de tu viaje y que, en vez de fijarte en lo que otros hacen, te tomes más tiempo en analizar cómo lo que estás haciendo y si te está o no beneficiando. Es tu cuerpo, y nadie lo va a conocer mejor que vos.