•  |
  •  |

Es frecuente que escuchemos hablar de las calorías vacías, algunas veces he mencionado en esta columna el término y es necesario hacer la claridad de su definición para poder ser más selectivos a la hora de escoger lo que vamos a consumir.

Nuestro cuerpo requiere recibir macronutrientes como las proteínas, carbohidratos y grasas; cada uno de ellos tiene funciones determinadas en nuestro organismo y le proporciona calorías o mejor dicho el cuerpo genera energía a partir de ellos; cuatro calorías por gramo consumido, si hablamos de las proteínas y los carbohidratos, y nueve calorías por gramo consumido si son las grasas. También debemos consumir micronutrientes, que son las vitaminas y los minerales, los cuales no generan energía o calorías, pero tienen funciones de vital importancia en nuestro organismo.

Las calorías vacías hacen referencia a todas aquellas calorías provenientes de alimentos que no aportan nutrientes que sean relevantes para el funcionamiento de nuestros sistemas. Es decir, que aportan energía, pero no nutrientes; generalmente son basados en carbohidratos simples (monosacáridos o disacáridos) o gran cantidad de grasas (monosaturadas y trans). De hecho, los alimentos que aportan este tipo de calorías a parte de no dar beneficio promueven el desarrollo de la obesidad y de enfermedades como la diabetes.

Una dieta saludable puede tener del 8% al 15% de las calorías totales provenientes de calorías vacías sin tener impacto a nivel de nuestra salud.

¿Dónde encontramos calorías vacías?

En las bebidas. Encontramos calorías vacías en las bebidas envasadas, enlatadas, en aquellas en las que se agrega mucha cantidad de azúcar, preservantes, colorantes y aditivos. Los azúcares son muchos y de rápida absorción sin nutrientes de relevancia.

Bebidas para deportistas. Su consumo se ha popularizado y no alcanzan a aportar los electrolitos necesarios para la recuperación deportiva y aportan muchos azúcares.

Jugos enlatados y en cajas. Aportan muchos azúcares y pocos nutrientes, no alcanzan a dar los beneficios que encontramos en la fruta natural.

Comida chatarra. Toda la comida proporcionada por establecimientos de comida rápida es altamente calórica, con gran contenido de azúcares simples y grasas saturadas y sin nutrientes relevantes para la salud, a la que más bien le causa daño.

Galletas, reposterías y golosinas. Estas las encontramos con frecuencia en las loncheras y platos de los niños; por más que las etiquetas mencionen que aportan hierro, vitaminas y minerales, la realidad es que muchas veces no tienen la fibra necesaria y paralelamente tienen mucha cantidad de azúcares, grasas y calorías en general.

Bebidas alcohólicas. Estas no aportan beneficios nutricionales y sí aportan muchas calorías cuando su consumo es excesivo. La cerveza y el vino tienen antioxidantes, electrolitos y algunas vitaminas, pero su consumo excesivo hace perder todos estos beneficios.

Consumamos calorías nutritivas la mayor parte del tiempo, nuestro cuerpo se beneficiará de los nutrientes de calidad que podamos ingerir.