•  |
  •  |

En mi última visita a México, fui a cenar con una amiga periodista, a quien no veía desde hace tiempo. Durante la cena nos pusimos al día y me enteré de lo bien que le ha ido; es directora de una de las revistas más populares del país y en los asuntos del amor también está triunfando. Por eso, le pregunté jocosamente: “¿Me pasas el secreto?”. Entonces, ella respondió con una pícara sonrisa: "Te voy a revelar uno de los secretos del éxito mejor guardados". Y concluyó: "Te vas a acordar de mí por el resto de tu vida". Antes de revelarme el gran secreto, me preguntó: "¿Cuál es el momento en el que un ser humano experimenta la emoción más plena y placentera?". Riéndome le dije: "¡Cuando hacemos el amor!”. Y ella confirmó: "¡Exactamente!, en ese momento todo es sublime, no existen miedos o inseguridades, que es precisamente lo que nos detiene a lograr nuestros propósitos, ¡solo hay éxtasis! Por eso, el orgasmo es el instante perfecto para visualizar eso que tanto anhelas". Esta revelación me dejó boquiabierta, pues pensé que es imposible para alguien imaginar sus sueños, por ejemplo: tener un negocio, visualizar un cuerpo atlético o concebir el amor de tu vida, a la misma vez que estás alcanzando un orgasmo. Pero, según ella, sí es posible hacerlo, porque en el momento del clímax el sexo deja de ser físico y trasciende al plano espiritual donde experimentamos felicidad absoluta y tus deseos se ponen en sintonía con la energía creadora del universo.

Mi amiga me contó que este secreto lo aprendió de la filosofía oriental Tao, que establece la comunicación entre cielo y tierra. Por eso, en lengua china “Tao” significa "abrir camino" y "facilitar el paso". Así que de vez en cuando puedes usar la experiencia del orgasmo "sola o acompañada" como una divertida herramienta para lograr tus sueños.

 

Para más consejos visita: www.MariaMarin.com, seguila en Facebook y en Twitter: @maria_marin. O en www.youtube.com/mariamarinonline