•  |
  •  |

La edad y problemas de melanina en la piel van favoreciendo la aparición de imperfecciones cutáneas, lo que hacen que la piel muestre un efecto maculado, que se percibe especialmente después de la exposición al sol.

Tratamientos con cítricos como el que propone Natura Bissé para regenerar la piel, fórmulas despigmentantes, nutricosmética con pycnogenol (un extracto de corteza de pino), muy apreciado por las mujeres japonesas para aclarar su piel, o tecnología láser son algunas de las posibilidades para corregir las manchas.

Primer diagnóstico

"Realizar un diagnóstico de la piel después del verano es imprescindible para estudiar tanto las nuevas manchas aparecidas, como el cambio de forma u oscurecimiento de las que ya se tenían", explica la Dra. Adriana Ribé, médico dermatopatóloga y directora de Ribe Clinic. Un problema que, según explica Ribé, es más frecuente en mujeres jóvenes, pero con el paso del tiempo también afectan a los hombres.

La doctora Carmen Carranza Romero, dermatóloga del Hospital Fundación Jiménez Díaz y miembro de la AEDV, explica que las manchas de tipo lentigo suelen tener un tratamiento definitivo.

"El tratamiento de los lentigos es sencillo y con una única sesión pueden resolverse en la mayoría de las ocasiones", dice la experta. Luego añade que se pueden emplear diversos tratamientos ablativos superficiales como la criocirugía en espray, el peeling y el láser.

Protocolos láser

La doctora Ribé asegura que cada mancha es distinta y necesita un tratamiento específico, por lo que apuesta por los protocolos con láser para atajar este problema, ya que devuelven a la piel su textura uniforme y sin manchas. Recomienda el tratamiento con Láser Q-switched o Alejandrita para los lentigos solares, que tienen su origen en la edad o en el exceso de exposición al sol. "La luz del láser destruye las células con un exceso de pigmento sin dañar el tejido circundante", dice.

La doctora Ribé es una de las pioneras en el uso del Láser Fraxel Dual para el tratamiento del melasma, una mancha de origen hormonal que tiene forma irregular y bordes difusos: "Aparece en el labio, la frente o las mejillas y empeora en verano con la exposición solar".

Manchas superficiales

Para las manchas superficiales, arrugas finas y cicatrices aconseja el tratamiento con microláser-peel, ya que elimina las capas más externas de la piel al usar un láser ablativo; con él la piel se descama con rapidez y la mejoría es apreciable en poco tiempo.

"Los pacientes observan al menos un 50% de mejoría en la elasticidad, textura, color y arrugas finas de la piel", comenta la doctora.

La dermatóloga Carranza Romero asegura utilizar los productos queratolíticos (de uso tópico) como alfa-hidroxiacidos (ácido glicólico, ácido salicílico…) y retinoides, cada noche son una alternativa "segura y eficaz".

Además, añade que llevar una vida sana y una dieta equilibrada que incluya la ingesta de verduras y frutas es muy beneficiosa para la piel.

Alimentos y manchas

Aunque se ha comprobado que los alimentos no tienen relación directa con la aparición de manchas, hay algunos, que por un componente especial, dan una mayor sensibilidad en la piel al estar expuesta al sol, advierte el doctor Héctor Valdés, especialista en cirugía estética.

"Algunas frutas y plantas contienen propiedades y capacidad para reducir el exceso de pigmentación. Una de las frutas más importantes es la granada que tiene un recocido efecto blanqueante, al igual que las semillas de uva", comenta.

Un tratamiento facial con té blanco es la propuesta de Bárbara Torres, gerente de Twentynails. Cultivado en la región china de Fujian, este tipo de té contiene una gran cantidad de polifenoles, con una potente capacidad antioxidante.

 

Exponerse durante mucho tiempo al sol puede ser perjudicial para tu piel, y producirte el antiestético efecto dálmata.

 

SI es recomendable utilizar un bloqueador solar para evitar que tu piel se dañe.

 

NO tomar agua puede perjudicar a tu piel.