•  |
  •  |

La eyaculación precoz es un problema de los más frecuentes en la vida sexual de pareja; sin embargo, es de los que más se eluden, porque el hombre se siente menos hombre cuando lo padece.

En esta ocasión, conversamos con la periodista Cristina Silva, conductora del programa radial “Ellas son así”, en el que brinda orientación sexual a la población.

¿Cuánto conoce sobre la eyaculación precoz?

Mi primer esposo era eyaculador precoz, yo no tenía experiencia sexual y pensaba que era normal que terminara rápido; sin embargo, llegó un momento en el que yo sentía insatisfacción y empecé a pensar que eso no era así. Eso me llenaba de rabia y frustración. Después de cada encuentro sexual no sentía que era una sola persona con él, sino que tenía energía acumulada, así que decidí divorciarme por insatisfacción.

¿Cuánto es el promedio de tiempo para que el hombre se erecte, penetre y eyacule?

Las respuestas son variadas y van desde los dos minutos y medio como mínimo, según dicen algunos expertos en la materia; once minutos, como dice el escritor Paulo Coelho, o más de cuarenta minutos, como dicen los buenos amantes. Ante esta variada cantidad de opiniones, lo que es cierto es que un hombre que eyacule en menos de dos minutos y medio es considerado eyaculador precoz.

El concepto de la eyaculación precoz es una falta de control sobre el reflejo eyaculatorio y es considerado un trastorno de la fase del orgasmo durante la relación sexual. En términos populares se diría “comportamiento de gallo”.

¿Qué tan frecuente es?

Todos los hombres han experimentado en un período de su vida eyaculación precoz. A la gran mayoría le ha sucedido esto en la adolescencia, período en el cual están iniciando las relaciones sexuales. Lo normal es que con la práctica, el hombre aprenda a controlar su eyaculación. Sin embargo, no es así. Existe un cuarenta por ciento de hombres que sufren del trastorno de eyaculación precoz.

¿Qué siente una mujer cuando su pareja sufre ese trastorno?

Si la mujer es inexperta, pensará que ese es el comportamiento normal del hombre y se cuestionará sobre la satisfacción sexual en las relaciones íntimas porque dicho trastorno dificulta que una mujer tenga orgasmos.

Si la mujer es experimentada, sentirá una gran frustración que la llevará a romper la relación o a vivir insatisfecha.

Hay muchos hombres que ni siquiera saben que sufren este trastorno y piensan que eyaculan rápidamente porque son muy sexuales y su pareja los excita al máximo. La cultura del machismo también juega un papel importante en este tema, que justifica al hombre en un comportamiento sexual que solo lo satisface a él.

¿Se puede solucionar?

La comunicación es vital en los casos de eyaculación precoz. El hombre y la mujer deben conversar y buscar ayuda profesional para tratar el problema. No obstante, es difícil tocar estos temas porque causan vergüenza, dolor e incomodidad. Pero sacarlos a la luz traerá a la pareja alivio emocional y ambos como equipo podrán buscar alternativas. La buena noticia es que la eyaculación precoz tiene tratamientos efectivos para combatirla.