•  |
  •  |

El cáncer de mama es el segundo cáncer que más afecta a las mujeres en el mundo, solo por detrás del cáncer cervicouterino. El riesgo de sufrir esta enfermedad aumenta a medida que la mujer envejece, aseguran los expertos. Según las estadísticas, 1 de cada 8 mujeres tendrá esta enfermedad en alguna etapa de su vida.

La doctora María Delma Mejía, gineco-obstetra del Hospital Metropolitano “Vivian Pellas”, asegura que el riesgo de tener este padecimiento aumenta en un 50 por ciento, cuando una mujer tiene una familiar de primer grado que ha padecido cáncer. Ella nos explica el porqué.

Factor hereditario

Según la doctora Mejía, se padece cáncer cuando las células se empiezan a reproducir sin control, generando mutaciones en los genes: "Si tu madre o padre han padecido cáncer, posiblemente tus genes vienen con alteraciones; entonces eres más propenso a tener el cáncer".

En el caso del cáncer de mama, la doctora Mejía señala que el gen que se altera es el BRCA1, encargado de producir proteínas supresoras de tumores, y este es hereditario.

“Las proteínas que genera el BRCA1, tienen el papel de asegurar la estabilidad del material genético de las células. Cuando uno de estos genes tiene una mutación o alteración, no se produce su proteína y el daño al ADN no puede repararse adecuadamente.   Como resultado de eso, las células tienen más probabilidad de presentar alteraciones genéticas adicionales, que pueden conducir al cáncer”, agregó Mejía.

Otros riesgos

La doctora destacó que la obesidad, una mala alimentación y la falta de ejercicio físico son otros factores que inciden en el padecimiento del cáncer de seno y de cualquier tipo de cáncer. Asimismo, Mejía aconsejó eliminar los azúcares de la dieta para reducir el riesgo de cáncer.

Detección temprana

La especialista señaló que las mujeres que tienen familiares que han padecido cáncer, deben realizarse a partir de los 30 años una mamografía y, de ser posible, un ultrasonido para descartar la existencia de cáncer.

“En Nicaragua y en el mundo el cáncer se detecta en edades avanzadas; lo ideal es detectarlo al inicio para combatirlo eficazmente", destacó Mejía.

En este sentido, la especialista destaca que "cuando los antecedentes familiares de la persona sugieren que hay una posible presencia de una mutación cancerígena, se deben realizar los exámenes del BRCA1 o del BRCA2, que detectan el cáncer de seno y de ovario”. Sin embargo, afirma que estas pruebas aún no se realizan en Nicaragua.

 

50 POR CIENTO de probabilidades de sufrir cáncer por herencia tienen las mujeres.

 

700 u 800 es la media de casos de cáncer de mama que se detectan anualmente en Nicaragua.

 

"El uso de pastillas anticonceptivas y la terapia de reemplazo hormonal en las mujeres durante el climaterio no aumentan las probabilidades de padecer cáncer de mama".

Dra. María Delma Mejía, gineco-obstetra.