•  |
  •  |

Las manipuladoras muestran humanidad, tolerancia y simpatía a la distancia, pero una vez cerca de vos, cuando te encontrás en una relación, las cosas tienden a tornarse grises y debés hacer lo que ellas quieren para que la relación se mantenga estable.

La psicóloga Luvy Martínez apunta que existen determinadas señales que los hombres o las mujeres deben detectar para evitar caer en “relaciones tormentosas”, al lado de personas manipuladoras que buscan el bien propio, sin importarles el bienestar de sus compañeros sentimentales. La especialista brinda algunas pistas de cómo actúa una pareja manipuladora y hoy te las presentamos.

Siempre dice sí. Tené cuidado con este tipo de manipuladoras, porque parecen ideales, siempre están de acuerdo con vos, constantemente ríen con tus bromas, nunca tienen problemas con tus amigos ni con tu familia, no te ponen “peros”; aunque no sabés cómo, siempre acabás haciendo lo que ellas quieren, señala Martínez.

“Prueba de que hacés lo que ellas quieren es que terminás alejándote de tus amigos y ya no salís con ellos, y cuando tu mamá u otros familiares te hacen una crítica sobre ella, terminás alejándote”, destaca la especialista.

Criticona. Martínez agrega que la manipuladora es muy mala con los demás, siempre critica a sus amigos y amigas, a sus padres, maestros o jefes; muchas veces la forma que tiene de hablar sobre los demás o de fastidiarlos es divertida o ingeniosa, además no le importa lo que piensen de ella. La psicóloga asegura que “la persona manipuladora tiene el poder de hacerte ver que las otras personas te caen mal y al igual que habla mal de los otros, lo hace de vos a tus espaldas, para mantener a tus amigos alejados”.

La manipuladora sexual. Consigue de vos lo que quiere prometiéndote que hará esa fantasía de la que siempre hablan y que tanto te emociona. Te dirá cosas como “si te portás bien la pasaremos muy bien este fin de semana”, y siempre tiene una promesa sexual muy tentadora con la que puede distraerte y convencerte para alcanzar lo que quiere.

La culpa es tuya. La experta señala que existe un tipo de manipuladora que traslada toda la culpa hacia la otra persona, cuando las cosas no van del todo bien. La psicóloga cita el famoso ejemplo de la chica que hace esperar más de una hora a su novio para llegar a la cita. “El novio le reclama por la demora y ella le dice que estaba en la peluquería arreglando el cabello para estar más hermosa para la cita, y encima de la espera que le ha causado, le reclama que no le dice nada halagador y el hombre se termina sintiendo culpable por eso”.

3 AÑOS puede durar una relación cuando una de las partes es manipuladora.

"La manipulación y los celos excesivos pueden terminar en violencia entre las parejas".

Luvy Martínez, psicóloga.