•  |
  •  |

El hotel Contempo está ubicado a solo 5 minutos de grandes centros comerciales, a 10 minutos del centro de Managua y a 35 minutos de atracciones turísticas. En plena área metropolitana, sin embargo, es como un islote urbano donde reinan blancos y cafés-madera que transmiten calma y suntuosidad.

En el interior de este hotel capitalino crecen el silencio y la geometría. Los toques minimalistas del decoro, surcados notablemente por líneas rectas, formas cúbicas y semicirculares, dan desde el primer paso una sensación acogedora pero inusual, como si el lugar supiera que sus detalles lujosos son únicos, que sus espacios vacíos y la disposición de los objetos roban inaudibles interjecciones de asombro.

Para escoger

Difícilmente comparable a otros hoteles de la capital, este hotel-boutique (nombre que se usa en Estados Unidos e Inglaterra para describir a pequeños hoteles urbanos de lujo) se desliga de cualquier otro por sus habitaciones. Son veinticinco en total y cada una tiene un nombre, un tema, una decoración y un diseño acorde.

La número 2, por ejemplo, se llama “Pino”, y un acomodo decorativo de astillas de esta madera crea una ligera y elegante invasión de su olor en la salita del cuarto. La número 14 se llama “Poesía”, y consta de una impresionante cama de pilares de madera, sillones europeizados a la usanza del siglo XVIII, y un moderno busto de Rubén Darío. La habitación 25, que lleva por nombre “Contempo suit”, es la más espaciosa. Posee un romántico contraste de blanco y rojo, y su baño presume de un amplio jacuzzi.

Restaurante

En honor a la primera gran obra de cuentos y poemas de Rubén Darío, considerada una de las más importantes del modernismo hispánico, el restaurante del hotel lleva por nombre “Azul”, y su inspiración culinaria es una fusión entre gastronomía francesa y latina.

El recinto de comida tiene su estilo propio. Introducido por distintivas luces azuladas y púrpuras, las oscuras mesas de madera contrastan con el pulcro blanco de los muros, pero lo más sobresaliente, aparte del piano de cola negro, son un par de mesas un tanto retiradas y encerradas en estructuras tipo pérgolas de caoba y cedro. Románticas a más no poder.

En el menú de entradas, se puede encontrar carpacho de filete de res preparado con pesto y parmesano, o ensaladas frescas con lechuga, queso de cabra, tocino, palmito, melón, nueces caramelizadas y balsámico.

Como platos fuertes hay lomo de res flambeado en coñac, servido con una salsa de cinco pimientas; salmón con fondue de puerro y salsa de vino blanco; o la recomendación de Weekend: el “plato punta de filete”, que consiste en el mejor filete nacional de exportación con papas saltadas, champiñones ostra (de origen francés) y salsa de vino tinto Oporto.

Esparcimiento

Entre los postres, donde están las tradicionales crepas francesas y la crème brûlée, llama la atención uno cuyo nombre es “mousse de la passion”, que en territorio galo tiene un rotundo éxito pero que es ni más ni menos que una rica mousse perfumada de maracuyá, fruta exótica en Europa.

Otros excelentes aditivos de Contempo son su diálogo con el verdor de los jardines que salpican las instalaciones, la íntima piscina para niños y adultos, el gimnasio, las terrazas, la zona lounge, los salones de conferencias (cuyos aforos se balancean entre 30 y 250 personas), y el área de masaje y sauna.

El hotel, fundado en 2009, abre todo el año sin excepción, y el restaurante Azul lo sigue pero con horario de 6:30 de la mañana a 9:00 de la noche.

 

El hotel está ubicado del kilómetro 11 de Carretera a Masaya, 400 metros al oeste, residencial Las Praderas.

 

10 Minutos son los que se necesitan para llegar al Hotel Contempo desde el centro de Managua.