•  |
  •  |

El cuerpo humano es como un gigantesco motor compuesto por miles de piezas que necesitan estar en perfectas condiciones para tener un funcionamiento exitoso.

Se dice que somos lo que comemos y el licenciado en nutrición Alberto García lo corrobora afirmando que de lo que comemos depende nuestro buen estado físico, que finalmente también influye en el anímico.

“Muchos hombres desean cuidar su salud y por ello asisten al gimnasio, una práctica excelente. Sin embargo, deben saber que eso no es suficiente, porque si en realidad buscan cuidar su cuerpo, deben empezar con tener una buena alimentación”, señaló el nutricionista.

Asimismo, especificó que cada organismo es único. En vista de eso, asegura que las dietas no pueden generalizarse debido a que algunos cuerpos necesitan más proteínas que otros o más calorías, en fin, las necesidades son específicas.

“Sería irresponsable de mi parte decir que daré una dieta para los lectores de El Nuevo Diario; no obstante, compartiré con ellos cuáles son los alimentos que en realidad no alimentan y son nocivos para la salud”, puntualizó García.

 

Línea light

Es quizás el engaño más grande que ha inventado el comercio. Casi todo lo que esté etiquetado como light es ridículamente dañino, pero pocas cosas son tan malas como las sodas light. Si las gaseosas normales son malas, hay que añadir que a las light les agregan enormes cantidades de aspartame, un endulzante que sustituye el azúcar. Este químico causa ataques de ansiedad, compulsión alimenticia, defectos de nacimiento, ceguera, tumores cerebrales, dolor torácico, depresión, mareos, epilepsia, fatiga, dolores de cabeza, pérdida auditiva, hiperactividad, insomnio y dolor articular.

 

Gaseosas

Sin importar la marca, estas refrescantes bebidas son dañinas para tu organismo, porque cada lata tiene el equivalente a 10 cucharaditas de azúcar. Además aportan 150 calorías, 55 mg de cafeína, colorantes artificiales y provoca tanta acidez en el cuerpo que es necesario consumir 30 vasos de agua para contrarrestar el contenido de una sola lata. Los órganos que te afecta son: los riñones, los huesos y el estómago. Asimismo, puede afectar la circulación.

 

Embutidos

Con huevos, en sándwich o hot dogs, a todos nos gustan los embutidos; sin embargo, no sabemos que detrás de su delicioso sabor lo que en realidad consumimos es una cantidad exagerada de nitrito de sodio, que está relacionado con enfermedades tan graves como leucemia y tumores cerebrales. Es obvio que no se dan estas enfermedades por comerlos de forma esporádica, sino por el abusivo consumo.


Congelados

Si bien es cierto es más fácil y rápido llegar a la casa y hacer una pizza o un burrito que compramos congelado en un supermercado, también es una realidad que están invadidos de azúcar, conservantes y grasas trans, lo que les permite mantenerse más tiempo sin descomponerse. Esos elementos solo van en detrimento de tu salud, así que pensalo antes de comprarlos.


Frutas

Las deliciosas botanas o frituras de maíz pueden elevar la cantidad de azúcar en la sangre y utilizan grasas transgénica que hacen que el cuerpo se inflame. No podemos olvidar que los saborizantes químicos también son peligrosos para la salud. Y que con las papas fritas ocurre algo similar.