•  |
  •  |

Tres profesoras, especializadas en salud, de la Universidad Europea de Madrid (UEM), Carmen Martín, Paloma Huertas y Cristina Toledo, advierten sobre las complicaciones más frecuentes que puede acarrear la diabetes si no se controla adecuadamente. La vista, la boca y los pies pueden ser tres de los grandes perjudicados.

Carmen Martín, profesora de patología médica bucofacial y de clínica integrada de pacientes especiales, señala que los diabéticos pueden tener su inmunidad alterada y presentan una tendencia a sufrir infecciones que siempre deben ser controladas. “Hay una relación bidireccional entre el control de las infecciones y el de la glucemia; cualquier infección puede descompensarla”, advierte.

Los pacientes diabéticos deben saber que cuando la infección es crónica puede permanecer silente e indolora y este no se percata de que tiene esa infección si no va a revisiones del especialista. Asimismo, tienden a sufrir retrasos en la cicatrización de heridas. El control metabólico de la enfermedad es esencial para evitar cualquier complicación.

Paloma Huertas, directora del área clínica del departamento de óptica y optometría de la UEM, señala que las principales complicaciones que la diabetes puede desencadenar en los ojos son:

Retinopatía. Paloma Huertas apunta que la diabetes provoca alteraciones en los vasos sanguíneos que nutren la retina, una membrana situada en la parte interna del fondo del ojo; si se dan cambios en estos vasos, también se producen en la retina.

Miopía o miopía transitoria. El aumento de glucosa en sangre provoca cambios que producen miopía.

Cataratas

Afectación del nervio ocular común encargado de nutrir a los músculos del ojo. Para prevenir dificultades oculares, una persona diabética debe acudir al especialista una vez al año si no tiene ninguna afectación; en caso contrario, el especialista le indicaría la frecuencia.

Boca. A nivel oral, las principales problemas que se pueden dar son: alteraciones en el desarrollo y recambio de los dientes en los diabéticos, generalmente en los tipos 1; infecciones por hongos; aumento de tamaño de las glándulas salivales y disminución del flujo salival. Para prevenir complicaciones y tener una buena salud oral, los pacientes diabéticos deben mantener hábitos de higiene adecuados y para poder instruir y conocer técnicas de higiene oral específicas para su caso: dientes apiñados, prótesis fija, removible, etc. Dependiendo del paciente se recomienda que acudan al dentista entre dos y tres veces al año.

Pie. El pie diabético puede dar lugar a ulceraciones que se pueden complicar; Cristina Toledo, directora del área clínica de podología de la policlínica de la UEM, apunta que las hiperglucemias mantenidas en el tiempo son las causantes de las lesiones a nivel de vasos y nervios, dando lugar a úlceras que no se curan y se pueden infectar llegando a desencadenar amputaciones.

 

SI La infección es crónica y puede permanecer silente e indolora.

 

NO Es recomendable usar instrumentos puntiagudos para cortar las uñas de los pies.

 

Principales consejos para la prevención

 

Calzado:

La especialista recomienda usar zapatos con una puntera ancha, sin rebordes ni costuras en el interior, de una longitud adecuada, con un tacón que no sea superior a cinco centímetros, que sujete bien el pie, con un contrafuerte resistente y que se compre al final del día que es cuando el pie está más hinchado.

 

Higiene:

Hidratar y lavar los pies a diario utilizando jabones suaves, que no sean agresivos para la piel, porque esta es más reseca y más frágil de lo normal.

 

Alteraciones en la sensibilidad:

“Advertimos a los pacientes que tengan cuidado con la temperatura del agua, y que utilicen termómetros, el codo o la mano en lugar de meter directamente el pie”.

 

Uñas:

Para cortarlas, se aconseja no usar instrumentos puntiagudos para cortarlas y dejar las esquinas. “Si tras la realización del examen se considera que es un paciente de riesgo para tener úlceras en los pies, recomendamos que vaya al podólogo para cortarlas porque cualquier pequeña herida puede tener consecuencias más graves”, concluye.