•  |
  •  |

“Las estrías son ‘atrofias de la piel’, pues, cuando se producen, existe una disminución del espesor, consistencia y elasticidad de la piel”, explica Roberto Glorio, médico especialista en dermatología y docente de la Universidad de Buenos Aires.

“Constituyen una forma de cicatrización dérmica consecutiva a la ruptura y cambios en la configuración de la red de fibras colágenas y elásticas”, señala.

Estrías y embarazo

Asimismo, Elena de las Heras, dermatóloga del Hospital Ramón y Cajal de Madrid y miembro de la Academia Española de Dermatología y Venereología, afirma que las estrías pueden producirse en numerosas situaciones clínicas, entre las que se incluye el embarazo.

“Son frecuentes entre los adolescentes debido al estrechamiento físico de la piel, pero también pueden ser provocadas por tratamientos con corticoides”, comenta.

La doctora De las Heras precisa que las cremas con corticoides, a menudo aplicadas en casos de dermatitis seborreica, deben ser empleadas con precaución y considera recomendable que se utilicen bajo el control del dermatólogo.

Más en las mujeres

El doctor Glorio subraya que las estrías predominan en el sexo femenino y se localizan, sobre todo, a nivel periumbilical, en los flancos del abdomen, en los glúteos, en las mamas, en la región lumbosacra y en la raíz de los miembros. “Son excepcionales en la cara, aunque pueden observarse en la región del maxilar inferior”, apunta.

“Dado que la predisposición genética es un factor considerable en la aparición de las estrías cutáneas, la prevención se limita a mantener y a aumentar la elasticidad de la piel con cremas emolientes”, asegura el dermatólogo.

“Aunque se han postulado diferentes procedimientos como el masaje y la penetración de ciertos principios activos, no está demostrada su efectividad”, matiza.

Además, Glorio destaca que si las estrías se desarrollan, los resultados terapéuticos son más satisfactorios cuando estas se tratan en la fase inflamatoria, es decir, cuando las estrías son de color rojizo o violáceo y sobresalen ligeramente.

Del mismo modo, Elena de las Heras describe que las estrías, independientemente de la causa que las provoque, comienzan como lesiones rojo-vinosas o de color púrpura, que maduran y dejan cicatrices blanquecinas o de color plata.

De las Heras afirma que el tratamiento de las estrías es difícil y destaca que no hay ninguno claramente establecido.

Tratamiento

“El más eficaz es el ácido retinoico, pero solo es útil en las estrías iniciales, las que son rojas. Cuando son de color blanco hay poco que hacer”, asegura.

No obstante, la doctora advierte que el ácido retinoico puede producir enrojecimiento, descamación y picor. “Este tratamiento debe ser prescrito por un dermatólogo y no se puede utilizar en embarazadas”, manifiesta.

La especialista señala que las estrías también pueden tratarse con láser. “La mayoría de los estudios utilizan el láser de rejuvenecimiento fraccional con buenos resultados, tanto en estrías rojas como blancas. Otros estudios comparan el láser fraccional con el de Co2 y los resultados son similares”, expone.