•  |
  •  |

Las "bolsas" de los ojos son uno de los signos que hace que parezcamos mayores. Te contamos algunos hábitos que pueden ayudarte a mitigar su aparición y también cómo eliminarlas si ya las tienes.

La edad, la alimentación inadecuada, la ausencia de un sueño reparador o la propia genética pueden afectar a nuestra imagen, y generar signos de cansancio en la piel y el rostro. En especial, puede estropear nuestra mirada con la aparición de bolsas u ojeras, uno de los signos que hace que parezcamos mayores y más cansados de lo que somos y estamos.

¿Por qué se forman esas bolsas en los ojos?

El envejecimiento de los párpados es un proceso progresivo de deterioro de los tejidos que cambia la forma y la expresión de la mirada. En el superior se produce un aumento excesivo de piel, que forma un pliegue que en algunos casos llega hasta el nacimiento de las pestañas y se extiende por su parte lateral, lo que contribuye a la formación de las conocidas patas de gallo. En el párpado inferior, se acumula también un exceso de piel y típicamente aparecen las bolsas de grasa y ojeras.

¿Cómo mantener una mirada alegre y luminosa?

Existen hábitos que pueden ayudarnos a vernos bien durante todo el día y mitigar la aparición de las molestas bolsas:

 

Aplicar frío sobre los ojos. Lavar la cara cada mañana con agua muy fría ayuda a bajar las bolsas. Las rodajas de pepino, las bolsas de manzanilla u otros "remedios de la abuela" no previenen la aparición de bolsas, solo bajan momentáneamente la hinchazón de los ojos.

Dormir lo suficiente (7 horas al día en adultos) y con la cabeza ligeramente más alta que el resto del cuerpo.

Llevar una alimentación equilibrada, rica en frutas y verduras, en la que se controle la ingesta de sal (ayuda a una menor retención de líquido).

Beber dos litros de agua al día.

Realizar ejercicio por la mañana, pues ayuda a acelerar la eliminación de líquidos en la zona facial.

Abandonar el terrible hábito del tabaco.