•  |
  •  |

Marta Ortega, psicóloga y sexóloga, da a conocer algunos consejos para aprender a fortalecer y nutrir las relaciones, y a rectificar los malos hábitos que deterioran su bienestar.

 

Reciprocidad

La retroalimentación entre los miembros, cuanto más doy, más voy a recibir y viceversa; "si queremos recibir caricias, debemos darlas". Una pareja es interacción e intercambio y para aumentar su nivel de satisfacción, se deben favorecer los intercambios positivos, planificando actividades gratificantes y de ocio saludable en pareja, sostiene Marta Ortega.

 

Ofrecer soluciones y llegar a acuerdos

Es un error tomar la postura de intentar ganar una batalla, en vez de alcanzar acuerdos e incluso preguntar a la otra persona qué puedo hacer para mejorar.

 

Intentar sorprender a la pareja

Para ello, "hay que preguntar qué es lo que puede resultar gratificante al otro y no tratar de adivinarlo"; asimismo, también se debe comentar qué es lo que nos gusta y lo que no.

 

Mantener una erótica saludable

Desde el respeto y los acuerdos, esta favorece que la relación de pareja sea mejor; no se debe dar por hecho qué es placentero para la pareja sin antes preguntar.

 

Ser padres

“Muchas veces los problemas vienen con el nacimiento del primer hijo, ya que se relega el rol de pareja”; sin embargo, se debe tener en cuenta que además de padres o madres seguimos siendo pareja del otro, e intentar no olvidar el ocio saludable y sacar tiempo en el día a día para dedicar al otro miembro.

 

Comunicación

Ortega insiste en la importancia de ser consciente de que hombres y mujeres se comunican de forma distinta; a la hora de expresar, lo típicamente masculino, pues hay mujeres que pueden ser masculinas en este sentido, es decir las cosas con el objetivo de solucionar un problema, y lo femenino es el desahogo. De igual manera sucede al negociar, cuando lo típicamente masculino es ser directo mientras que lo femenino es justo lo contrario.

En toda pareja, hay momentos en los que es necesario negociar o hacer críticas, y saber comunicarlas es un aspecto fundamental. Para hacer críticas, se debe mencionar qué aspecto específico de la conducta nos molesta.

En lugar de afirmar "no eres nada detallista conmigo", se debe concretar qué es lo que yo espero de forma positiva: "me gustaría que me dieras un beso por las mañanas cuando te levantas". La psicóloga insiste en expresar la satisfacción por lo que nos agrada, ya que "si solo hago críticas, la otra persona sigue sin saber qué es lo que espero de ella”, afirma.

 

La psicóloga enumera las creencias erróneas más extendidas entre las parejas. Saber reconocerlas es importante, ya que son una traba para la felicidad de las relaciones:

 

1 Hay que elegir adecuadamente a la pareja y buscar la complementariedad.

2 Procurar la igualdad en la pareja.

3 Considerar que solo hay una realidad.

4 Los celos son un signo de amor.