•  |
  •  |

Las preocupaciones y las presiones de la vida diaria generalmente causan en las personas efectos secundarios, entre ellos sufrir de estrés constante. El estrés es una respuesta natural y necesaria para la supervivencia en la que entran en juego diversos mecanismos de defensa para afrontar una situación que se percibe como amenazante.

Reconoce la tensión

Algunas de las señales que pueden indicarnos que estamos bajo altos niveles de estrés son: poca energía, cansancio, dolores de cabeza frecuentes, dolores corporales en el cuello y la espalda, problemas estomacales, insomnio y la tendencia a mantener la mordida apretada, en muchos casos, al dormir. Emocionalmente, el estrés puede manifestarse por medio de la ansiedad, frustración, mal humor y depresión.

Es importante mencionar que el yoga ofrece distintas herramientas para manejar el estrés. Entre ellas figuran los ejercicios de respiración, meditación y la práctica física de algunas posturas. Irónicamente, quienes más necesitan de estas herramientas son las amas de casa, porque son quienes cargan con todos los quehaceres del hogar y a la vez, pareciera que son las que menos tiempo tienen para incorporar esta práctica en sus itinerarios.

Ejercicios

Para relajar tu cuerpo con yoga solo necesitas cinco minutos de meditación; por ejemplo, sentada en silencio y con los ojos cerrados puedes observar tus pensamientos con desapego. Igualmente, los puedes complementar o sustituir (de tener menos tiempo todavía) con una pose de yoga llamada “Downward Facing Dog” o “Viparita Karani”.

Incluso, un ejercicio sencillo que usted podría practicar en casa sería respirar controlando cuánto tiempo toma en inhalar y exhalar, añadiendo una pausa de entremedio. Luego, comienza inhalando por cinco segundos, aguanta el aire por 5 segundos y exhala por 5 segundos. Gradualmente, aumenta el tiempo, hasta que logre llegar a 10 segundos. De tres a cinco rondas serán suficientes.

Beneficios

El yoga reduce el estrés mediante el fomento de la respiración profunda y rítmica, promueve la relajación al aumentar el flujo de sangre y oxígeno a cada parte del cuerpo. También, gracias a que el yoga alarga los músculos, las articulaciones y da agilidad al estirar los ligamentos, los ejercicios pueden ayudar realmente a revertir algunos de los efectos físicos del envejecimiento, como la artritis, la rigidez en las articulaciones y otros dolores generales.

5 Modalidades de yoga

1 Hatha Yoga: Son clases gentiles y a un ritmo pausado. Se enfocan en las posturas básicas del yoga.

 

2 Kundalini Yoga: Incorpora cánticos de mantras en la práctica de posturas y ejercicios de respiración.

 

3 Yoga Restaurativa: Relajante y terapéutica. Utiliza “props” como mantas, bloques y correas, entre otros.

 

4 Forrest Yoga: Modifica las posturas para atender las necesidades actuales de los cuerpos modernos.

 

5 Dharma Yoga: Se enfoca en el aspecto espiritual para trabajar la búsqueda constante de la autorrealización.

 

"Para practicar yoga se aconseja que tomes una respiración profunda y abras tu mente a esta antigua forma de ejercicio”. Lidith Ramos, maestra de yoga.