•  |
  •  |

Néstor Bonilla es un ingeniero en sistemas que, pese a graduarse hace un par de años, tiene una gran experiencia en el campo. En su preparación constante ha viajado por Centroamérica, Estados Unidos y España. Algunos de los proyectos que ha desarrollado, han sido galardonados por la Universidad Iberoamericana de Ciencia y Tecnología, Unicit, y la Universidad del Sur de Florida, USF.

Entre otras aplicaciones, Bonilla es el creador de TUC, que sirve para consultar el saldo disponible en las tarjetas electrónicas con las que se paga la tarifa de transporte en los buses urbanos de Managua, así como de Sisnic, que informa sobre los últimos sismos reportados en el territorio nacional.

Es miembro de IEEE, la organización de ingenieros más grande del mundo y es el vicepresidente de la Sociedad de Cómputo de IEEE Nicaragua.

Sobre el desarrollo de aplicaciones, ¿cómo ha sido esto? ¿Cómo surgen las ideas?

El desarrollo de aplicaciones móviles, acorde a mi experiencia, ha sido un proceso completamente autodidacta en el cual debés --por iniciativa propia-- estudiar libros, tutoriales, participar en MOOCs (cursos en línea) y mantenerte informado sobre las nuevas tendencias en este campo, ya que cambian a un ritmo acelerado. Ahora referente a las ideas, estas surgen en un proceso creativo en el que me planteo temáticas a resolver; inicio un brainstorming (lluvia de ideas) para tener un universo de posibilidades, luego de analizarlas, filtro y determino la ruta óptima a seguir para solucionar el reto. Finalmente procedo al diseño y desarrollo de la aplicación.

¿Qué aceptación han tenido tus aplicaciones? ¿Qué comenta la gente?

Considero que la aceptación de una aplicación no puede medirse solamente por la cantidad de descargas. Hay otros factores que incurren como, por ejemplo, el mercado al cual tu aplicación está apuntando, así como la plataforma en la cual fue desarrollada. Hablando de números, mis aplicaciones han alcanzado las 6 mil descargas.

Respecto al usuario final podría decir que falta desarrollar una cultura en la que se reconozca el esfuerzo de los desarrolladores. La mayoría (de los usuarios) no está dispuesto a pagar por descargar una aplicación en la cual un desarrollador invirtió tiempo y esfuerzo; sin embargo, un mínimo error, incluso si no se encuentra en tu campo de actuación para corregirlo, puede costarte una muy mala calificación.

¿He visto tus ‘apps’ en iOS, pero también están disponibles para Android? ¿Otras o las mismas?

Como parte de mi continuo aprendizaje luego de dominar el campo de iOS, estoy iniciando en el desarrollo para Android y Windows Phone, por lo cual dentro de unos meses tendré todas mis aplicaciones en las tres principales plataformas del mercado de dispositivos móviles.

¿Cuál es tu principal objetivo cuando creás una ‘app’?

Lo que quiero es aportar desde mi campo de estudio a la sociedad en donde vivo. Busco ofrecer herramientas útiles (con una interfaz fácil, intuitiva y con un buen diseño) que permitan ahorrar tiempo para utilizarlo en otras actividades del día.

Te graduaste en 2013 como ingeniero en sistemas, ¿qué otros estudios has realizado?

He tenido la oportunidad de realizar varias investigaciones en España y Estados Unidos; he participado en conferencias en Nicaragua y Honduras, y en congresos en Centroamérica y Panamá; en estos espacios he abarcado diversas áreas de estudio que van desde las poblaciones dinámicas, redes complejas y robótica, hasta visión por computador.

¿Qué otras puertas te ha abierto tu profesión?

Mi profesión me permite abrirme paso en cualquier parte del mundo. Teniendo dominio del idioma inglés, desarrollo de sistemas web y aplicaciones móviles, te podés dar a conocer y ser contactado desde cualquier parte, sin importar las barreras.

¿En qué trabajás actualmente?

Actualmente trabajo en horario de oficina como analista programador y mi tiempo libre lo divido entre el voluntariado en IEEE, el trabajo con mis clientes como ‘freelance’ y el desarrollo de aplicaciones móviles.

¿Cómo ves la situación de los desarrolladores en Nicaragua?

He visto un incremento notable en el desarrollo móvil en los últimos meses. Esto me parece excelente pues hay mucho potencial en Nicaragua, pero debemos aprender a creer en el talento nica y apoyarnos entre nosotros.

Para este año, ¿ya tenés proyectos en mente? ¿Cuáles son?

Ya estoy trabajando en más aplicaciones, las cuales estarán para las plataformas iOS, Android y Windows Phone. Sin embargo, mi meta más importante es obtener una beca para continuar mis estudios a nivel de máster y a continuación un doctorado. Quiero dejar a Nicaragua en alto, a como lo he venido haciendo en cada investigación realizada.

Emprendedor y explorador

Néstor Javier Bonilla Somarriba

Edad: 24 años

Profesión: Ingeniero en Sistemas.

Se describe con un “líder voluntario y emprendedor”. Está dispuesto a dar siempre el 110 por ciento para alcanzar las metas que se propone. Confiesa que le gusta viajar para conocer nuevos lugares, diferentes culturas y hacer amigos.