• |
  • |

No siempre tenemos tiempo para visitar un salón de belleza en la cotidianidad de la jornada laboral, pero eso no justifica un descuido en la limpieza y buen aspecto de nuestra uñas, que son parte fundamental de la presentación personal frente a las demás personas.

Paso 1

Limpieza
Si tienes un esmalte aplicado, antes que nada hay que retirarlo. Después, limpia a fondo con el cepillo de uñas y sumerge la punta de los dedos en un recipiente con agua tibia para que se suavicen las cutículas. Recuerda que si te pintas las uñas a menudo, tienen que descansar del esmalte cada quince días para mantenerse saludables.

Paso 2

Cortar y limar
Puedess utilizar una tijerita, un cortaúñas o un alicate. Para definir su forma, ovalada o cuadrada, sirve una lima de cartón o fibra de vidrio; para un acabado muy suave, utilizá la de vidrio templado o la de Láser. Recuerda perfilar tus uñas con pequeños movimientos siempre en la misma dirección.

Paso 3

Retirar las cutículas
Este paso es de los más importantes, dónde realmente conseguirás unas uñas despejadas, más amplias y luminosas. Con suavidad empuja hacia atrás la piel con el palito de naranjo. Y si aún te queda piel sobrante, elimínala con el alicate de pieles o el cortacutículas.

Paso 4

Toque final
Para conseguir un acabado perfecto utiliza el pulidor de uñas. Con seis pasadas por cada lado tus uñas tendrán un brillo espectacular, sin ningún tipo de esmalte. Si se trata de acelerar el crecimiento mantenerlas hidratadas o darles más firmeza, utiliza esmaltes con propiedades especiales. Y no olvides la crema de manos y uñas para hidratarlas en profundidad.

Herramientas

Cepillo de uñas. Sirve para limpiar nuestras uñas antes de empezar con la manicura. Se puede usar en seco o en mojado. Elimina el polvo que queda después del limado en seco.
Palito de naranjo. Se usa para empujar la cutícula hacia atrás y también para decorar las uñas. Puede tener diferentes terminaciones, una en punta y otra más chata.
Lima de cartón o de fibra de vidrio. Sirve para dar forma y suavizar la uña limando sus bordes. Se aconseja limar siempre en el mismo sentido y no hacerlo de un lado a otro.
Punzón para uñas. Es muy útil si quieres esculpir algún diseño en tus uñas. Puedes ayudarte de una tablita o cartón para mezclar los colores del esmalte y mojar el punzón.