•  |
  •  |

El primer síntoma que alerta a todas las mujeres sobre un posible embarazo es la suspensión de la menstruación. Sin embargo, en algunos casos hay que tener cuidado y no confiarse, debido a que, aun estando embarazada, la mujer puede seguir sangrando, sobre todo en los tres primeros meses de gestación, según datos revelados en la revista mexicana Salud 180.

Proceso

La menstruación se origina cuando el óvulo no es fecundado y el endometrio se desprende de las paredes del útero. Durante esta etapa el cerebro manda señales a los ovarios para que se detenga la regla, con la finalidad de brindar al bebé el entorno ideal para que crezca saludable. Como consecuencia de ello los niveles hormonales aumentan durante los próximos meses para ayudar al útero a prepararse para alimentar y proteger al bebé adecuadamente.

En caso contrario, si la mujer está embarazada y sigue presentando períodos menstruales regulares, esto quiere decir que en los próximos meses, el cuerpo desechará toda la membrana uterina encargada de alimentar al bebé.

Hemorragia decidual

El sangrado que se presenta durante el primer trimestre se corresponde con la llamada “Hemorragia decidual”, que consiste en el desprendimiento de una parte de las paredes del útero y es debido a una alteración en las hormonas propias del embarazo. Aunque generalmente no genera ningún peligro para la salud de la madre o del bebé, hay que vigilar e informar al médico del sangrado, por si pudiera tratarse de un trastorno más grave.

Causas

Entre las causas, puede que se produzca un hematoma en la pared del útero al adherirse el embrión, que provocan el rompimiento de unas venitas que dan lugar al sangrado. Otra causa es la “Memoria orgánica”, que consiste en la reproducción automática de las funciones propias del ciclo menstrual. De igual forma, los sangrados pueden ser indicios de un embarazo ectópico, de estrés o amenazas de aborto.

Ahora bien, el hecho de estar embarazada con certeza y menstruar se debe a que se ha quedado embarazada cuando se está cerca del comienzo de su próximo período menstrual, por eso suele causar confusión en cuanto a fechas y períodos de gestación, ya que las fechas de parto son usualmente calculadas en base al último período menstrual.

Lo cierto es que durante el embarazo debe aumentarse la atención ante cada situación que pueda parecer anormal. Y en caso de presentar un sangrado abundante, lo más aconsejable es que la mamá visite al médico para seguir las recomendaciones debidas.

 

2
semanas
antes del embarazo, la mujer tuvo que haber fabricado un ovocito para sangrar.

2 semanas antes del embarazo, la mujer tuvo que haber fabricado un ovocito para sangrar.

30 por ciento de las embarazadas tienen algún tipo de sangrado en las primeras semanas.