•  |
  •  |

La ciudad colonial por excelencia en Nicaragua rebosa efervescencia y buen ambiente desde las tardes y hasta las noches. Sus propuestas originales de restaurantes y bares creativos invitan a perderse en alguno que otro rincón. La localidad ofrece ambientes para leer libros, charlar un rato o simplemente disfrutar de una bebida poco común, que provocará en el paladar una explosión de sabores exóticos y refrescantes.

En un recorrido por Granada, estos son algunos de los negocios que mezclan estilos tradicionales y modernos, ofrecen entretenimiento para todos los gustos y a la medida de cada cliente.

 

GARDEN CAFÉ, UN JARDÍN DE COLORES Y SABORES

En una esquina típica colonial granadina se encuentra el Garden Café. El verde te inunda desde que llegás, una decoración sencilla con flores dibujadas en sus paredes, plantas naturales y pequeños estantes de libros te dan la bienvenida.

Lo que más llama la atención es su pequeña biblioteca distribuida por los diferentes ambientes del local, que representa el mejor ejemplo de cómo funciona el trueque, ya que podés intercambiar tus libros con los ejemplares existentes, llevarte uno y dejar a cambio una “donación”, o sencillamente sentarte una tarde en el confortable sofá de la entrada o recostarte en la hamaca del corredor con tu libro preferido.

En el centro de la casona serás recibido con la frase del día, la nuestra fue “Un día sin reír, es un día perdido”. Así que decidimos no perder el tiempo y empezar a degustar la bebida recomendada de la casa: un “smoothie verde” hecho a base de lechugas orgánicas y banano, decorado con un trozo de piña, que nos dejó con ganas de más y lo mejor, por menos de 100 córdobas.

Abierto de 7:00 a.m. a 8:45 p.m. Precio de las bebidas: C$80 – C$130

 

ESPRESSONISTA, UN HÍBRIDO DE SABORES Y ESTILOS

Un húngaro y un rivense son los creadores de este luminoso café con ambiente casual, un regalo para quienes aman los detalles y sitios decorados con un toque de buen gusto.

Espressonista funciona como un híbrido que combina lo mejor de una tienda de muebles, un mercado ecológico y una cafetería francesa, creando así un espacio ideal para disfrutar un café helado o caliente con notas achocolatadas o cítricas, que bien lo puedes endulzar con miel de abeja o azúcar morena.

En el lugar persisten ambientes diferentes, pero armónicos entre sí. No te sorprenderá entonces encontrar varias pizarras con las exquisiteces de postres y cafés que ofrece el lugar. Pero la que más llamó nuestra atención fue una edición limitada de cervezas artesanales, hechas a base de levadura y frutas exóticas como maracuyá. Así que con 130 córdobas menos en nuestros bolsillos y 5.6% grados del alcohol nos fuimos contentos de este lugar.

Abierto de 10:00 a.m. a 8:30 p.m.

Precio de bebidas: C$50 – C$180

 

TERCER OJO, EL SITIO MÍSTICO DE LA GRAN SULTANA

Su barra ubicada en el centro de una plazoleta con aires vintage te dan la bienvenida. Tercer Ojo está y no está dentro de la zona más ruidosa y concurrida de la ciudad. Su ambiente es una fusión de las culturas mediterráneas, asiáticas y latinoamericanas que te permiten disfrutar del encanto de Granada, la ciudad pequeña y multicultural que combina a la perfección lo viejo y lo nuevo.

Su ambiente místico y hippie chic a la vez, te envuelve con sus ritmos de jazz, soul y funk, que acompañados por una “margarita de maracuyá”, un “mojito cubano” o un “coco loco”, te hacen dejar de lado el ruido y sumergirte en un ambiente diferente, encantador, sin dejar de darte una vuelta por las tiendas del lugar, donde encontrarás artículos vintages interesantes y poco comunes, además de prendas hermosas hechas de cuero.

Abierto de 12 m.d. a 12 a.m.

Precio de bebidas: C$45 – C$190

 

BUBU, ENTRE BOHEMIO Y EXCLUSIVO

No te sorprendás si al llegar encuentras el portón cerrado. Todo tiene una explicación. ¡Exclusividad! Bubu no es un bar abierto para el público en general. No se trata de clasismo ni distancias, solo de un servicio en el que pagás por la tranquilidad, la buena atención y una particular oferta de licores y tragos, que pocos o ningún otro bar en el país puede presumir de ofrecer, como el “taketsuru”, un whisky japonés con 21 años de añejamiento y 40% grados de alcohol.

Su barra totalmente de madera, con luces tenues, evoca un ambiente bohemio y artístico, como esos bares elegantes que en más de una ocasión hemos visto en las revistas, con la diferencia que ahora con un poco más de presupuesto lo puedes disfrutar. La recomendación de la casa es un “Frech Gimlet”, que no es más que una mezcla de licor francés natural, ginebra, jugo de limón, clara de huevo y sirope de azúcar. ¿Su costo?, siete dólares más impuestos.

Abierto de 3:00 p.m. a 11:00 p.m.

Precio de bebidas: C$ 70 – C$200