•  |
  •  |

Conocido comúnmente como “mal aliento”, pero cuyo nombre es halitosis, se refiere a una enfermedad que sufren muchas personas y cuya condición resulta ser desagradable porque causa incomodidad o vergüenza en quien lo padece, incluso, puede hasta generar afectaciones en las relaciones personales.

Causas

De acuerdo al portal de Salud Onmeda, la halitosis puede tratarse sin problemas. Generalmente, las personas tienden a creer que la halitosis es un padecimiento que se atribuye a enfermedades del estómago, pero lo cierto es la mayoría de las personas con halitosis tienen problemas en el área de la boca, nariz o faringe, por lo que puede también deberse a una falta de higiene bucal. De modo que, con ayuda de una higiene bucal cuidadosa, muchos afectados podrían solucionar su problema en gran medida.

Un aliento desagradable, es decir, una halitosis, también puede deberse a enfermedades del metabolismo, del aparato digestivo o de los órganos respiratorios, como por ejemplo: una descompensación metabólica como la diabetes mellitus. Los pacientes que padecen de halitosis perciben los síntomas cuando otra persona se los hace saber. El mal aliento se manifiesta por una espiración desagradable, cuyo olor puede variar y tener diferente intensidad.

Tratamiento

Por su parte, la Asociación Americana de Salud Dental propone que el tratamiento de la halitosis dependerá sobre todo de sus causas, pues si es una enfermedad la responsable del mal aliento, será necesario tratar dicha enfermedad en primer lugar. Ahora bien, si las causas de la halitosis se hallan en el área de la boca, nariz o faringe, lo fundamental será mantener una buena higiene bucal.

Recomendaciones

Con una higiene dental a fondo puede prevenirse a menudo el mal aliento de forma efectiva. Una mayor producción de saliva reduce el olor desagradable, por ello debe favorecerse la salivación; esto puede conseguirse masticando chicles sin azúcar o manzanas. También, los afectados deben evitar comidas muy especializadas. En un dado caso de que los responsables del mal aliento sean los ácidos grasos malolientes, el tratamiento consistirá por lo general, en una dieta pobre en grasas con requisitos especiales.

Asimismo, la limpieza regular de la lengua con un cepillo suave o con un limpiador lingual especial, como parte integrante de la limpieza bucal diaria, puede prevenir la halitosis.