•  |
  •  |

Creo que poco sabemos a cerca de la función tan importante que tienen nuestras arterias.

El sistema circulatorio está compuesto por el corazón, las arterias que se encargan de trasportar sangre oxigenada hacia los tejidos, las venas que recogen la sangre sin oxígeno desde los tejidos y los capilares que son vasos microscópicos que unen estas dos estructuras previamente mencionadas en cada uno de nuestros órganos, facilitando el intercambio de oxígeno e impurezas y toxinas.

Como ven, la función de las arterias es de suma importancia y por tanto, debemos interesarnos en que se mantengan saludables.

La salud de las arterias se refiere a que se mantengan permeables, dilatadas y sin acumulación de sustancias en su pared. Cuando se pierden estas características aparece la famosa ARTERIOESCLEROSIS.

Para mantener nuestras arterias saludables es necesario:

Controlar las cifras de tensión arterial: la hipertensión cuando no se controla afecta muchos órganos y las arterias están dentro de estos. Realmente al ser una “tubería” por la cual circula la sangre, la presión elevada dentro de ellas, causa cambios en su configuración y funcionamiento haciendo que su grosor aumente y facilitando que en sus paredes se acumulen excesos de sustancias que pueden obstruirlas, además se hacen más rígidas.

Tener un perfil de lípidos y grasas en la sangre adecuado: es necesario vigilar que los niveles de colesterol bueno estén elevados pues es el que recoge los excesos de grasas de las paredes arteriales. Además, los niveles de colesterol malo deben estar bajos ya que este deposita grasa en las arterias ocluyéndolas, de igual manera los triglicéridos deben mantenerse en niveles normales.

Hacer actividad física: practicar ejercicio con regularidad ayuda a que nuestro sistema cardiovascular se mantenga sano. El ejercicio controla enfermedades como la hipertensión y la alteración en el colesterol, también hace que las arterias se dilaten mejorando la oxigenación de nuestros órganos.

Comer lo que sana las arterias: algunos alimentos ayudan a mantener las arterias limpias y fuertes, por ejemplo los ácidos grasos omega 3 que están en los pescados de agua salada, el aguacate, chía, linaza y por supuesto el aceite de oliva.

Las almendras, maní o marañones son muy saludables como merienda o parte de nuestras comidas por los antioxidantes, vitaminas y ácidos grasos que poseen.

Alimentos ricos en complejo B como los vegetales verdes, los cereales integrales, la levadura de cerveza, pollo, pescado, carnes, huevos, lentejas y frijoles.

La fibra que se encuentra en las cáscaras de algunas frutas, en los alimentos integrales, en los cereales y vegetales en general.

El ajo contiene una sustancia llamada alicina (es la que le da su olor). A esta sustancia se le atribuye la propiedad de ayudar en la salud del sistema cardiovascular y arterial.

Comienza pronto a modificar tu estilo de vida para mantener la salud de tus arterias.