•   Banagher, Irlanda  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La estrella del momento en Irlanda es un cura católico de 37 años de edad, quien se convirtió en boxeador por una noche en beneficio de una obra de caridad cuyos videos han circulado por todo el país.

Como todos los domingos, el padre Pierre "Jalapeño" Pepper celebró éste la misa de las 08H00 en la iglesia de Banagher, en el centro de la isla. Sólo algunas horas antes se encontraba aún en el cuadrilátero, instalado en el patio trasero de un pub, donde enfrentó a uno de los parroquianos.

Desde que germinó la idea de este combate, en el pub, para recaudar fondos para una buena causa, el reverendo se convirtió en una verdadera 'vedette' en Irlanda, al punto de ser invitado a los platós de televisión.

Esto gracias en particular a unos videos hilarantes colgados en las redes sociales, en los que desafía a su futuro rival citando la Biblia, con una toalla sobre sus hombros. En los mismos promete el infierno y la condena, en compañía de otros sacerdotes colocados detrás suyo en actitud entre amenazadora y burlona.

"Cuando nos pusimos de acuerdo con el organizador para programar este combate, no sabía si sería realmente en serio, como todo pacto concluido en un pub", señala el padre a la AFP.

Pero la idea se concretó, y el religioso advierte que "tiene un poco de experiencia en boxeo, aunque no sobre el ring".

Desde entonces, este exjugador de fútbol gaélico se entrenó cinco veces por semana de cara al combate, y aún así tuvo tiempo para participar en otra gala de beneficencia, aunque esta vez en calidad de bailarín.

"Pasé del boxeo a la danza, y en determinado momento ya no sabía si tenía que golpear a la chica y bailar con mi rival en el ring o al contrario", bromea el cura.

El sábado de noche, ante centenares de 'fans', Pierre "Jalapeño" Pepper no se equivocó y ganó el combate después de tres asaltos parejos, a pesar de la neutralidad de Dios. "Es el problema, Él ama a todos por igual", dice.