•   París, Francia  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Europa lanzó este viernes dos nuevos satélites del programa Galileo, siete meses después del revés que sufrió por no colocar en la órbita adecuada otros dos, retrasando una vez más este ambicioso programa que pretende competir con el GPS estadounidense.

Un cohete ruso Soyuz que llevaba el séptimo (Sat-7) y octavo (Sat-8) satélites de esta "constelación" que contará con 30, fue lanzado desde la Guyana francesa a las 21H46 GMT.

El éxito de la misión, que debe durar 3H47, no se sabrá hasta pasadas unas horas.

Tras el despegue del Centro Espacial Guyanés (CSG), el vuelo de tres módulos inferiores del Soyuz duró nueve minutos. Fregat, el cuarto módulo, se separó del resto del cohete y encendió su motor, llevándose consigo los dos satélites fabricados por la empresa alemana OHB.

Tiene que colocarlos en una órbita circular a una altura de 23.522 kilómetros. Sat-7 y Sat-8 descenderán después un poco para posicionarse sobre su órbita operacional a 23.222 km.

Galileo, que fue decidido a principios de los años 2000, pretende que Europa deje de utilizar el GPS (Global Positioning System) estadounidense. Pero con el tiempo, el programa ha ido acumulando retrasos por diferentes razones y los costes se han disparado.

El sistema estadounidense, más antiguo, tiene una precisión de tres a ocho metros mientras que la del europeo será de un metro.

El 22 de agosto, el programa Galileo sufrió un serio revés cuando el Fregat colocó en una órbita errada dos satélites, el Sat-5 y el Sat-6.

Una comisión investigadora determinó que el problema fue provocado por la congelación del carburante debido a un "diseño impreciso" de los tubos de alimentación del Fregat, según Arianespace, empresa encargada de organizar el lanzamiento.